Montes Urales 425, la torre de los sobornos

miércoles, 26 de agosto de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Propiedad de los empresarios de medios Luis Ernesto y Anuar Maccise Uribe, un edificio corporativo en Montes Urales 425, Lomas de Chapultepec, fue el escenario de supuestas entregas de dinero para el financiamiento ilegal de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, según el testimonio de Emilio Ricardo Lozoya Austin. El inmueble también fue escenario de las negociaciones que el propio Lozoya, Luis Videgaray Caso, entonces secretario de Hacienda, y Luis Alberto de Meneses Weyll, en su calidad de presidente de Odebrecht en México, tuvieron para la entrega de presuntos sobornos a cambio de las obras que posteriormente obtuvo de Pemex la compañía brasileña. La cercanía de los empresarios de Grupo Mac con el expresidente Peña se puede resumir en una cifra: entre 2013 y 2018 el consorcio de medios de los Maccise acumuló contratos por más de 567 millones de pesos en publicidad oficial. La torre, con siete niveles, tres sótanos y un helipuerto, está estrechamente ligada a las nuevas caras del Grupo Atlacomulco desde noviembre de 2004, cuando Arturo Montiel Rojas lanzó su precampaña para ser candidato del PRI a la Presidencia. En el quinto piso de Montes Urales 425, alcaldía Miguel Hidalgo, se fraguó el ascenso­ de Montiel como precandidato de unidad de los gobernadores del PRI para hacerle frente a Roberto Madrazo, entonces presidente nacional de ese partido. El inmueble de los Maccise también fue testigo del desplome de Arturo Montiel y de la derrota del bloque priista Todos Unidos contra Madrazo, en octubre de 2005, tras revelarse las propiedades millonarias del exgobernador mexiquense. Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2286 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 23 de agosto de 2020