Deportes

El beisbol mexicano, una burbuja a punto de reventar

Equipos de beisbol se las han tenido que ingeniar para mantener sus operaciones pese a las millonarias pérdidas causadas por la pandemia. Propietarios y presidentes de las novenas de la LMB hablan sobre cómo "el sacrificio" ha sido la jugada que les ha ayudado a sortear la negra y endeble situación.
viernes, 21 de mayo de 2021

Sin gozar de la popularidad de otros deportes, como el futbol, los equipos de beisbol se las han tenido que ingeniar para mantener sus operaciones, pese a las millonarias pérdidas causadas por la pandemia del covid-19. En entrevista con Proceso, propietarios y presidentes de las novenas de la Liga Mexicana de Beisbol hablan sobre cómo “el sacrificio” ha sido la jugada que les ha ayudado a sortear la negra y endeble situación.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La pandemia causada por el covid-19 ha dejado una estela de pérdidas económicas millonarias entre los dueños de los clubes de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), pero, al mismo tiempo, le ha abierto la puerta a un inédito incremento de contrataciones de peloteros exligamayoristas y a la expansión de 16 a 18 equipos que disputarán un calendario recortado de 120 a 66 juegos, más los playoffs.

Dependiendo del club y del porcentaje de afición con el cual tendrá permitido jugar como local, el golpe económico puede ascender a 70 millones de pesos considerando que, además, deberán invertir en la aplicación de los protocolos anticovid, lo cual puede aumentar los gastos de operación en hasta 3 millones de pesos.

Para resistir los impactos negativos, los equipos tomaron medidas drásticas, como reducir los salarios de los peloteros entre 20 y 50%, recortar personal administrativo, contratar pasantes y hacer trueques con los patrocinadores: publicidad a cambio de la prestación de servicios.

La nómina de jugadores de los Leones de Yucatán, propiedad de los hermanos Arellano Hernández, que fue de 79 millones de pesos en 2018 –año en el que fueron campeones– se redujo a 43 millones en 2019; ahora la pandemia los obligó a ajustarla en 16 millones para 2021.

El equipo diseñó un análisis financiero que expuso a los jugadores, patrocinadores y hasta al gobernador del estado, Mauricio Vila. El documento indica que todavía les faltan 29.8 millones de pesos para operar la temporada, cifra que se reduce a 21.8 millones si se le permite al equipo jugar con 40% del aforo del estadio Kukulcán.

“Consideramos que con esa reducción en el costo de la nómina salimos adelante. Si las condiciones mejoran, podemos ajustarnos y subirles. Les explicamos eso a los jugadores y lo entendieron perfecto. Saben que no jugar toda la temporada pasada nos complicó. Pese a que no jugamos, les ayudamos con su manutención porque si un pelotero no juega, no genera ingresos. También vamos a reducir costos en los viajes y en todo lo que podamos porque las pérdidas del año pasado fueron estratosféricas”, dice el presidente de los Leones, Juan José Arellano.

Ya se acabaron los tiempos de las vacas gordas, cuando operar una temporada le costaba al equipo más de 100 millones de pesos. En este 2021, el gasto con trabajos rebasa los 53 millones. Otro de los rubros sacrificados es el de desarrollo de peloteros, que bajó de 14 millones en 2019 a 8 millones durante 2020 y 2021.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2324 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 16 de mayo de 2021.

Comentarios