Pilar Pellicer nos deja

martes, 26 de mayo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El pasado 16 de mayo Pilar Pellicer murió a causa del coronavirus a los 82 años de edad. Fue conocida principalmente por su trabajo como actriz en el cine y la televisión, pero su participación en el teatro también fue importante. Su debut teatral ocurrió en la obra La muerte de Danton, dirigida por Fernando Wagner, y en Ana Karenina que se presentó en el Teatro del Músico en 1957 bajo la dirección de Seki Sano, quien también fue su maestro. Pilar Pellicer puso gran énfasis en su formación y no se conformó con estudiar teatro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y la Escuela de Arte Teatral del INBA, sino que realizó estudios de perfeccionamiento en la Escuela de Teatro Nacional Popular de Francia, en el Actor’s Studio de Strasberg, y con Tania Balachova en París. Estando ahí trabajó con la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Pedro Páramo de Juan Rulfo fue una obra que la siguió en el cine y en el teatro. En la película dirigida por Carlos Velo en 1967 hizo su primer protagónico al interpretar a Susana San Juan, y en 1979 trabajó en una adaptación de Nancy Cárdenas al teatro, y de la cual también fue directora. Se estrenó en el Teatro Xola y Pilar Pellicer compartió reparto con Lupita Sandoval, Patricia Reyes Espíndola y José Roberto Hill, quien interpretaba a Juan Preciado. Rafael Solana comentó en su columna en la revista Siempre!  lo provocador que resultó el desnudo “integral” de Pilar Pellicer incluso habiendo sido “rápido y penumbroso”. En 1972 trabajó en la pieza Los hijos de Sánchez de Oscar Lewis, adaptada por Vicente Leñero bajo la dirección de Ignacio Retes. Fueron compañeros de reparto Salvador Sánchez, Aarón Hernán y Silvia Caos. Se presentaron en el Teatro Jorge Negrete, no sin antes ser amenazados por la censura del jefe de Espectáculos de aquella época, por “obscena y grosera”. Pilar Pellicer siguió haciendo teatro, aunque su carrera cinematográfica y su participación en distintas telenovelas era lo que más atraía los reflectores. Actuó en obras como La loba de Hollman en 1984, Los caracoles amorosos de Hugo Argüelles en 1988 y Rosa de fuego de Roberto D’Amico en 1991. De entre las puestas más recientes en las que participó se encuentran Los monólogos de la vagina de Eve Ensler en 2003, y Bajo la mirada de las moscas de Michel Marc Bouchard en 2016, con la cual celebró sus 55 años de carrera. En la primera de ellas actuó a lado de Ana Karina Guevara y Jana Raluy, y tuvo gran éxito su monólogo “Mi vagina está furiosa”. En entrevista señaló: “Soy femenina por esencia y feminista por postura”. Pilar Pellicer no se conformaba con que la llamaran directores o productores a continuar su carrera profesional, ella también fue directora y promotora teatrales. Dirigió obras como Hablemos de amor en 1981 en París, Un hogar sólido de Elena Garro en 1990, y Sor Juana, sonetos y sonatas en 1992, que más bien era un collage de poemas y escritos de la escritora. Durante dos años estuvo al frente del Festival de la Ceiba, y en los últimos tiempos produjo piezas escénicas y promovió distintos festivales. Pilar Pellicer ha sido recordada por colegas, amigos y actores; permanecerán sus trabajos en la pantalla grande, y en la memoria de los que fueron testigos de la vibración que produjo en cada una de sus actuaciones en el escenario.

Otras Noticias