“No quiero dormir sola” y “Táu” compiten en el Festival de Cine de Morelia

MORELIA, Mich. (apro).- Las cintas nacionales No quiero dormir sola, de Natalia Beristain, y Táu, de Daniel Castro Zimbrón, confirmaron su calidad por abordar temas diferentes, así como por su buena fotografía y la actuación de los elencos.

Y precisamente tocó a Táu, protagonizada por Brontis Jodorowsky, Mariana González y Julio Cruz, inaugurar la competencia de largometrajes mexicanos en este Festival Internacional de Cine en Morelia (FICM).

Según Beristáin, en el caso de No quiero dormir sola, tardó cuatro años y medio en realizar el proyecto. También es la guionista, junto con Gabriela Vidal, de la película donde exponen la vida de una actriz de la tercera edad y su nieta; sin embargo, la vida de esta última da un vuelco cuando su abuela empieza a ponerse mal debido a su edad.

La directora, egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica, cuenta que se basó en una historia personal:

“Hay cosas de la relación con mi abuela Dolores Beristáin, fallecida en 2010, quien fue actriz, pero el personaje de la cinta no es ella, hay situaciones que vivimos juntas y, a partir de allí, todo es ficción”.

Contó que abordó la vejez porque desea que se reconozca la sabiduría de una persona mayor:

“Ahora los viejos son desechables, y ser joven es estar en el momento. Ser viejo ya está pasado de moda. Mi abuela estuvo en el Asilo Nacional para los Actores de la Anda y deseo que se reflexione que también ya vivimos más años que antes y vienen una serie de situaciones y enfermedades.”

Las protagonistas son Mariana Gajá y Adriana Roel.

–Los personajes son una adulta y una joven, pero la chica, a pesar de estar en su momento, se encuentra sola, ¿qué opina?

–Sí, la nieta está sola e insatisfecha. El trabajar con estas dos actrices fue glorioso. Muy rico y, aunque las dos pertenecen a generaciones distintas, ambas vienen del teatro. Mariana estuvo presente desde el principio del proyecto e hicimos mucho trabajo de lectura con el guión.

El filme se proyectó ya en el Festival de Viena, donde fue bien recibido, según Beristáin. Se estrenará en México el primer semestre del año que entra.

Beristáin también trabajó en la dirección de casting en la película La vida breve y precoz de Sabina Rivas, de Luis Mandoki, que se proyectó hoy también en este Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

Táu de desarrolla en el desierto todo el tiempo, en Wirikuta, donde Brontis Jodorowsky da vida a un biólogo, Gustavo, quien acude a ese lugar en busca de plantas para estudiarlas, pero ahí confronta su pasado y presente, con la ayuda de un huichol; recuerda sobre todo la pérdida de su esposa ya fallecida.

Castro Zimbrón cuenta que la cinta tiene una relación con la obra del cineasta Andréi Tarkouski titulada Solaris y de la novela del mismo nombre, de Stanislaw Lem.

Para el actor no fue difícil cargar con todo el peso del largometraje:

“Nací en México y vivo en Francia hace más de 20 años. Empecé en México a actuar, en una obra con mi padre Alejandro Jodorowsky, y me da gusto que Castro Zimbrón, casi sin conocerme, me buscó e hice una audición por sky, y hacer este largo fue regresar a mis orígenes de actor aquí en México.

“No fue difícil hacer a Gustavo, fue una exploración, y de cierta manera tengo una conexión con el desierto y fue un gran placer trabajar en dicha película. El realizador es muy tranquilo y todo se resolvió muy bien, pues éramos un equipo chico y hubo mucha solidaridad de todos. Quizá lo difícil era levantarnos todos los días a las cinco de la mañana. Es un cine hecho con pocos medios, pero hubo mucho esfuerzo de hacer todo bien.”

Castro Zimbrón hace un llamado para rescatar Wirikuta, ya que las empresas mineras extranjeras están destruyendo este lugar sagrado indígena.

Comentarios

Load More