Despiden familiares y amigos al caricaturista Rogelio Naranjo

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Familiares y amigos rememoraron la “congruencia”, la generosidad, el trabajo y el sentido del humor de Rogelio Naranjo, el caricaturista fallecido en la noche del viernes, a los 78 años, después de un paro cardiaco.

El último adiós al caricaturista de origen michoacano, fundador y colaborador de la revista Proceso, se llevó a cabo con solemnidad en la sala 20 del funerario Gayosso, ubicado en la calle Sullivan, de la Ciudad de México.

El ataúd estuvo rodeado de múltiples arreglos florales de color blanco y amarillo. Encima de él, en la pared negra contra la cual reponía la caja fúnebre, estaba colgado un retrato en blanco y negro del artista, tomado a los 50 años.

Desde el marco, el rostro de Naranjo parecía observar pensativo a sus cercanos y familiares ir y venir ante su ataúd para hacerle un último homenaje.

Rafael Rodríguez Castañeda, director de la Revista Proceso, acudió al homenaje a mediodía, acompañado por Salvador Corro, subdirector de información. A lo largo de la tarde llegaron más colaboradores del semanario, con el que Naranjo no dejó de colaborar en sus 40 años de existencia.

También estuvieron el exrector de la UNAM y actual secretario de Salud, José Narro Robles, así como Juan Francisco Ealy Lanz Duret, director general del diario El Universal, junto con directivos del rotativo.

En la tarde, los moneros Antonio Helguera, Rafael Pineda –mejor conocido como Rapé–, Hernández, “El Fer”, Boligán y Alejandro Magallanes, se pusieron de pie alrededor del ataúd y otorgaron un minuto de silencio que terminó en aplausos calurosos.

Los restos de Naranjo serán cremados la noche de este sábado.

Comentarios