Exhuman cuerpos de Tetelcingo para la toma de nuevas muestras genéticas

Peritos en el panteón Jardines del Recuerdo en Cuautla. Foto: Margarito Pérez Peritos en el panteón Jardines del Recuerdo en Cuautla. Foto: Margarito Pérez

CUAUTLA, Mor. (apro).- A las 8:45 horas de este jueves inició la toma de muestras genéticas a seis cuerpos exhumados de las fosas clandestinas de la Fiscalía General del Estado (FGE), halladas en Tetelcingo.

La diligencia se realizó en el panteón Jardines del Recuerdo ubicado en Cuautla, debido a que la muestra genética tomada anteriormente no arrojó información concluyente respecto de la identidad de esas seis personas.

“En Tetelcingo se les tomó la prueba (…) Desafortunadamente, por las condiciones de los cuerpos, no hubo el suficiente material para obtener el perfil genético, por eso es que nuevamente se va a extraer la muestra” y lograr más datos que permitan su identificación, señaló Amalia Hernández, vocera de los familiares de las víctimas.

En la reexhumación de los cuerpos participaron los equipos forenses de la FGE, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), de la División Científica de la Policía Federal y de la Procuraduría General de la República (PGR).

Amenazan a perito de la UAEM

Por otra parte, Abimelec Morales Quiroz, miembro de la Comisión Científica de Identificación Humana de la UAEM, quien ha encabezado al grupo universitario en la exhumación de cuerpos de las fosas de Tetelcingo y Jojutla, denunció amenazas vía telefónica y hostigamiento contra su familia.

Por esos hechos, el perito presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en la que detalló: “Hemos estado recibiendo amenazas vía telefónica (en las que me dicen) que ya dejemos de trabajar en la cuestión de las fosas, que ya no estemos molestando y, bueno, amenazas con vulgaridades. En lo personal son tres ocasiones en las que me llamaron. A otros miembros (de la Comisión-UAEM) ya los llamaron y ellos deciden y es respetable no hacer mención de esto, pero por lo que ocurre con mi hijo definitivamente no pienso quedarme callado”.

A su vez, el hijo del académico universitario narró que el pasado martes 28, al salir de su trabajo fue interceptado por la patrulla 1756 para “hacerle una revisión”, pero los policías también le tomaron fotografías a una identificación con todos sus datos.

Esta “revisión” fue considerada por Morales Quiroz como parte de una campaña de hostigamiento en su contra y de los esfuerzos que ha hecho la UAEM por brindar justicia a las víctimas de desaparición.

Indignado, lanzó al titular de la Comisión Estatal de Seguridad Pública: “Señor (Jesús Alberto) Capella, amarre a sus perros. Lo repito: amarre a sus perros. En vez de que usted genere confianza ante la ciudadanía, lo único que está haciendo es que la gente le tema”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso