“El caído del cielo” en la Cineteca

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El viernes 25 la Cineteca Nacional de la capital estrenará el reciente documental de Modesto López, director de Ediciones Pentagrama, intitulado “El caído del cielo”, que se proyectará todos los días hasta concluir el mes de mayo en las salas Arcady Boytler y Juan Bustillo Oro, a las 19:00 horas.

“El Caído del Cielo” es un documental producto de una larga preparación, pues entre los testimonios que muestra todavía hoy existe algo de temor a hablar sobre el tema que trata: el secuestro y posterior asesinato de un militante popular en pleno Operativo Independencia, algo así como una advertencia de lo que poco tiempo después ocurriría en la Argentina con la llegada de la dictadura militar, relata Modesto López:

“Tomás Fernando Toconás perdió la vida al ser lanzado desde un helicóptero.”

El 24 de Mayo de 2013, en un café de la provincia de La Rioja, Argentina, los amigos Aníbal y Hugo (mejor conocido como “El Sapo Rioja”), compañeros que integran la asociación de expresos políticos, le comentaron a López sobre la existencia de un santo guerrillerito.

“Desde entonces me quedé pensando en el tema, pasaron los meses y yo seguía pensando y soñando con el santo. Me preguntaba, ‘¿Cómo será ese asunto, de que en Pozo Hondo, un pueblo de Santiago del Estero, que limita con la provincia de Tucumán, convirtieron en alma milagrosa a un ex guerrillero tucumano, al que los pobladores del lugar vieron caer de un helicóptero militar en el año 1975?’ Su cuerpo fue enterrado como NN en el cementerio local, y muchos creyeron que “el caído del cielo” era un alma milagrosa, a la que se le podía pedir favores, y que al parecer los cumplía.”

En Tucumán la represión estuvo siempre presente, desde principios del siglo XX se instauró el terror patronal para reprimir cualquier intento de organización obrera.

“Uno de los principales métodos de represión fue la invención de ‘El Familiar’, una especie de figura mítica, devorador de hombres, el cual fue muy difundido y popular en los ingenios azucareros del noroeste argentino. Su existencia es tomada como real por la gran mayoría de la población de las plantaciones de azúcar en esa región, situación que muchas veces es aprovechada por los dueños de los ingenios argentinos para coaccionar a su peonada.”

Se ha denunciado que a El Familiar se le atribuyen incluso las desapariciones de trabajadores en varios ingenios durante el Operativo Independencia. Cuenta el antropólogo forense Pablo Gallo que estaba haciendo una prueba de ADN a una habitante de la zona cuyo hijo le habían desaparecido, y que ella le dijo:

“¿Para qué hacen esta prueba? Yo sé bien que a mi hijo se lo llevó El Familiar.”. Como dice Sibila, uno de los personajes del documental:

“Tucumán tiene una matriz de miedo”.

Pese a todo, durante los años 60’s en Tucumán, se desarrollaron intensas luchas para la liberación de los sindicatos en manos de dirigentes vendidos a la patronal. En el año de 1966 la dictadura encabezada por el General Ongania cerró los ingenios azucareros, provocando grandes movilizaciones obreras, asesinatos y encarcelamientos de trabajadores y estudiantes, que desembocaron en el levantamiento popular llamado “El Tucumanazo”.

Nace un santo

En el año 2008, el Canal 7 de Santiago del Estero, realizó una entrevista a los pobladores de Pozo Hondo, referente al alma milagrosa. Esa nota llamó la atención de la delegación de los derechos humanos, que pidieron la intervención de los antropólogos forenses. Sigue el cineasta Modesto López:

“A finales del año 2010 se identifican los restos de Tomás Francisco Toconás, hachero cortador de cañas, peón rural, habitante de Las Mesadas, padre de seis hijos. Entramos en contacto con Cacho Ledesma, a quién no conocía personalmente. Él me ayuda a dar mis primeros pasos para acercarme a esta historia. Me llamaba mucho la atención que un hombre tan humilde, que vivía con su esposa y seis hijos en un rancho a orillas del río Totorillas, fuera tan duramente castigado, tanto él como su familia por los militares amparados por el Operativo Independencia, cuyo decreto firma la entonces presidenta Isabel Perón, y que contó con el beneplácito de López Rega, creador de la Triple A y cuyas cabezas más visibles en Tucumán fueran los generales Adel Vilas, Domingo Bussi y Mario Benjamín Menéndez.”

Todos apoyados por el entonces gobernador de Tucumán, los diputados y senadores, un amplio sector de los sindicalistas oficialistas de la época, la iglesia católica y diversos medios de comunicación, entre los que se destaca el diario La Nación y su periodista Rosendo Fraga, quien reivindicaba la labor de los criminales.

“Muchas son las coincidencias, o si uno fuera creyente diría milagros, que me hicieron comenzar este documental. En el año 2013, antes de irnos a Tucumán con Guillermo y el resto del equipo, tuvimos la fortuna de conocer a tres hijas de Toconás, que estaban viviendo en Guernica, en la provincia de Buenos Aires. Las entrevistamos y su participación fue clave pues ellas nos dieron mucha información y nos mostraron el lado más humano de la historia. Esto fue la punta del ovillo.

“Ya en Tucumán, sucedieron muchas cosas importantes para el proyecto. El encuentro personal con Cacho Ledesma (exintegrante de la Compañía de Monte y que conoció a Toconás en vida), fue muy importante para tener una mejor percepción de lo que estábamos emprendiendo. Cacho nos acompañó al cementerio de Acheral y nos presentó a una compañera que tenía a su madre y a su hermano mayor desaparecidos, ambos vinculados a Toconás y a su familia.

“Empezamos con el equipo a seguir los rastros de Toconás, nos desplazamos a los lugares donde ocurrieron los hechos y empezamos una investigación que duró dos años durante los cuales, fuimos encontrando algunos amigos que llegaron a conocerlo, la gran mayoría de sus amigos ya habían fallecido; recorrimos los montes tucumanos, los pueblos donde estaban asentados los ingenios azucareros, corroboramos las creencias como las del El Familiar, encontramos algunos pobladores que estuvieron dispuesto a hablar como la maestra Lucia Aguilar, El picaflor campesino de 103 años que vive solo en el monte, su hijo Pascual Cisneros cortador de caña que fue secuestrado y torturado y que por suerte todavía la puede contar.”

La mayoría se negaba a recordar, todavía tenían el terror en su cuerpo. Algunos se atrevieron a hablar, pero sin cámara.

“Nos vinculamos con el antropólogo forense Pablo Gallo quien llevó adelante la investigación que arrojó la identidad del NN, así mismo, nos vinculamos con el historiador y periodista tucumano Marcos Taire quien nos fue ubicando en el contexto histórico. El abogado Emilio Guagnini, uno de los querellantes en los juicios a los militares, nos facilitó diversos materiales relacionados con dichos juicios; la gente del canal 7 y medios periodísticos de Santiago del Estero así como de Tucumán, nos abrieron las puertas para buscar en sus archivos. Los pobladores de Pozo Hondo que vieron cuando tiraron el cuerpo y vivieron todo el proceso de convertirlo en Alma Milagrosa, nos dieron su testimonio.”

Tucumán y la tiranía

Se pregunta Modesto López cómo es posible que en Tucumán se pudiera llevar adelante tan siniestro operativo si Tucumán fue la cuna de la Independencia, siendo conocida en algún momento como “sepulcro de la tiranía”, donde en 1812 el General Manuel Belgrano había librado la gran batalla que hizo posible la Independencia.

“Este operativo tenía como objetivo la creación de los centros clandestinos de detención. Crearon 33 sólo en esa provincia y provocaron la desaparición forzada de miles de personas. Utilizando la lucha contra la subversión, movilizaron a miles de soldados para que combatieran en la zona rural, junto a oficiales y suboficiales; levantaron el falso patriotismo de la celeste y blanca, de ‘Viva la Patria’, ‘ningún pañuelo rojo reemplazará a nuestra bandera’, ‘los subversivos obedecen a intereses extranjeros’, etcétera.

“Después aplicaron esta misma medicina en todo el territorio argentino y perpetuaron la dictadura por muchos años más. El llamado operativo Independencia fue la prueba piloto para tantear y producir el golpe de estado del 24 de Marzo de 1976, que dejó más de 30 mil muertos y desaparecidos. Después de 38 años de ocurridos estos hechos, el miedo está aún instalado en gran parte de la población del norte de Argentina. Costó mucho encontrar personas que estuvieran dispuestas a hablar frente a una cámara. No obstante, conocimos gente valiosa y valiente.”

En el transcurso de la realización se logró que el Concejo Deliberante de Pozo Hondo pusiera el nombre de Tomás Francisco Toconás a una calle de un barrio nuevo que se está por inaugurar, y en el lugar del cementerio que ocupó en otros tiempos, se instaló una escultura de madera, hecha por habitantes del lugar, y una placa con un texto de Benedetti que dice:

“El día o la noche en que el olvido estalle, salte en pedazos o crepite los recuerdos atroces y los de maravilla quebrarán los barrotes de fuego, arrastrarán por fin la verdad por el mundo y esa verdad será que no hay olvido. El olvido está lleno de memoria.”

Añade López:

“No llevábamos grandes cantidades de equipo cinematográfico, y no hubo nunca una intención preciosista o contemplativa de los hechos. La esencia de este documental es la crudeza de una historia inconclusa, de piezas inconexas, de preguntas más que de respuestas, y en esa tónica fue que se levantó el registro de imagen y sonido. El reto posterior fue hilar las piezas, ensamblar los testimonios, contar a muchas voces una historia que quiso ser enterrada y olvidada.

“Esta es nuestra apuesta, partir de la historia fatídica de Tomás Francisco Toconás para contar la realidad de un país y de un continente.”

El antropólogo forense Pablo Gallo dice:

“Siempre pensé que era una historia que nunca se iba a contar, que era una historia de estas tantas historias no dichas que están ahí, que están entre un pueblito en Santiago del Estero que es Pozo Hondo, donde aparecieron los restos, otro pueblito que es Santa Lucia en Tucumán al pie del monte tucumano. Familias humildes que por ahí no tienen aproximación al mundo de los derechos humanos, al mundo más público, a la contención de la militancia en los organismos, es esa gente que sufre las consecuencias del terrorismo de Estado, solita.”

Comentarios