“¡No a la invasión!” claman tijuanenses contra caravana migrante (Video)

TIJUANA, Baja California (proceso.com.mx).- Con gritos de “¡No a la invasión!” y discursos xenofóbicos, cientos de tijuanenses manifestaron hoy su rechazo a la presencia de centroamericanos en su ciudad, cuatro días después de la llegada de los primeros integrantes del éxodo migrante a la frontera con Estados Unidos.

La muchedumbre se volvió violenta cuando una joven llegó a expresar su solidaridad con los migrantes y su repudio contra el nacionalismo. “!Sáquenla!”, repitió la gente aglutinada en el monumento a Cuauhtémoc.

“Traidora”, “¡Cállate!”, le gritaron. Se armó un conato de bronca, el cual terminó en un tumultuo alrededor de la mujer, que recibió una lluvia de insultos.

Después de la trifulca, la joven expresó, con la voz trémula, las causas de la pobreza, criticó la guerra contra el narcotráfico y las políticas xenofóbicas, o recordó el origen de las pandillas en Estados Unidos.

“Migrar es un acto natural, todos lo hacen, si las familias son separadas van a seguir migrando”, abundó. “Me da tristeza, pero lo que falta es educación”, dijo, en referencia a la manifestación.

“No queremos historia, ya la sabemos, no queremos a los migrantes”, le contestó una señora.

A las preguntas de las decenas de periodistas mexicanos y extranjeros, los manifestantes expresaron un discurso similar: retrataron a los centroamericanos que llegaron a Tijuana en la llamada caravana migrante como personas violentas, criminales, drogadictas o malagradecidas; eso sí, se defendieron de ser racistas o xenófobos, muchos se definieron como “nacionalistas”.

También repitieron noticias falsas que abundaron en las redes sociales en días recientes: vienen siete millones de centroamericanos, los centroamericanos se robaron niños en sus países para cruzar la frontera, o que el multimillonario estadunidense George Soros jala los hilos de un “plan global”.

Convocada a las 9 de la mañana en la Glorieta Cuauhtémoc la manifestación conglomeró a decenas de personas –entre ellas residentes de Estados Unidos–, quiénes se subieron al monumento con banderas de México y mantas con consignas como “¡Fuera!”, “Primero nuestros pobres”, o “inmigrantes sí, ilegales no” –distribuidas por manifestantes–.

“No estoy de acuerdo con la forma en la que se le permitió la entrada de estas personas, no han seguido la ley. No sabemos quiénes son y qué han hecho, y el gobierno no ha hecho nada para ello”, dijo Verónica, residente del acaudalado barrio de Playas, a proceso.com.mx.

“Hay gente de El Salvador, gente de guerrillas (sic), Ya tenemos población en el Bordo que solo hace delinquir, nos avientan piedras a quiénes pasamos en coche”, añadió.

“Delinques una vez, te aplico el 33”, gritaron algunos, en referencia al artículo de la constitución que plantea la deportación de extranjeros.

Berta Rodríguez tiene entre sus manos una cartulina que dice “No más migrantes, Tijuana nos duele”. Reconoce que Tijuana es una ciudad de migrantes, pero añade: “son migrantes de nuestro propio país, no vienen de fuera”.

 Los manifestantes gritaron distintas consignas contra los migrantes. Foto: Eduardo Miranda


Los manifestantes gritaron distintas consignas contra los migrantes. Foto: Eduardo Miranda

“Nuestra cultura en México es muy diferente a la de otros países, nos enseñaron valores como el respeto, la educación, las tradiciones tan bonitas, y ellos no la van a respetar”, dice Rodríguez, quien es enfermera y se queja de la falta de insumos en el hospital donde trabaja.

Expresa su preocupación ante la posibilidad de que se cierre la garita fronteriza de San Ysidro. Ello, porque ayer la policía federal instaló vallas metálicas en los cruces peatonal y vehicular sin avisar al municipio de Tijuana.

Y así se multiplicaron las consignas: “Primero nuestros pobres”, “migrantes sí, invasores no”, o incluso “No al terrorismo”.

Después de reunirse en el monumento, los manifestantes lanzaron una marcha, con gritos de “Tijuana, Tijuana”, claxonazos y levantando banderas de México.

“Ésa es guerra, ellos mataron a mexicanos”, dijo un joven que caminaba hacia adelante, vestido con una chamarra roja y una bandera nacional.

“Dios mío, eso es demasiado cool” dijo en inglés Roberto, un estadunidense de origen latino, mientras realizaba un enlace en vivo.

En su cabeza tenía una gorra “Make America Grear Again” –lema de Donald Trump–, y afirmó a proceso.com.mx que no rechaza a los centroamericanos sino a la migración irregular y “todo lo malo que el socialismo ha hecho”.

Comentarios