México no será el “Tercer país seguro” de EU, afirma Marcelo Ebrard

Marcelo Ebrard afirmó que México recibirá a ciertos migrantes extranjeros. Foto: Germán Canseco Marcelo Ebrard afirmó que México recibirá a ciertos migrantes extranjeros. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El canciller Marcelo Ebrard Casaubón aseguró hoy que el gobierno federal no firmó ningún acuerdo con el gobierno estadunidense de Donald Trump en el que México acepte ser el Tercer Estado Seguro, sino dio a conocer ayer una “primera posición” respecto a la “decisión unilateral” de Washington de devolver a México a los solicitantes de asilo no mexicanos para que permanezcan en el país durante el periodo de su trámite.

“El día de hoy, voy a requerir a las autoridades norteamericanas que nos den muchos detalles, pero evidentemente recuerde usted que eso es en su jurisdicción y de acuerdo a las leyes norteamericanas (…) Nosotros, más que pensar en aceptar o no algo que proponga el presidente Trump, lo que nos preocupa es la condición de las personas”, aseveró.

Durante la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador, el canciller dijo que las secretarías de Relaciones Exteriores (SRE), de Gobernación (Segob) y el Instituto Nacional de Migración (INM) están trabajando en una postura, que el gobierno mexicano dará a conocer el próximo lunes 24.

“Ya el lunes, cuando tengamos claro qué es lo que Estados Unidos está planteando, por eso dijo el señor presidente que el día lunes podríamos ya tener una respuesta más precisa, porque hoy en día solamente tenemos la disposición general”, declaró.

El diplomático enfatizó en que no existe ningún pacto con el gobierno de Trump. “En este caso no se plantea la firma de un tratado o de un acuerdo, en donde México acepte ser tercer Estado seguro”, abundó, al insistir: “En un tratado nosotros diríamos: no aceptamos ese tratado, como saben perfectamente bien que México no aceptaría ese tratado, porque se los hemos dicho en muchas ocasiones”, aseveró.

A raíz de la notificación que recibió ayer del Departamento de Seguridad Interna (DHS), la Cancillería anunció una serie de medidas para acatar la decisión de Trump: informó que se autorizará el ingreso “de ciertas personas extranjeras provenientes de Estados Unidos”, les otorgará una visa humanitaria y un permiso para trabajar, y agilizará la coordinación bilateral para que las personas acudan a su audiencia ante un juez migratorio estadunidense.

“Si esas personas Estados Unidos las devuelve a México en lo que atienden su citatorio ante el juez migratorio, México tendrá que resolver si esas personas las deporta o las acepta, porque no es un tratado”, dijo Ebrard.

López Obrador, por su parte, refrendó que la de ayer fue una “una postura, vamos a decir, provisional, transitoria”, y aseguró: “Nosotros deseamos mantener una relación de entendimiento y amistad con el gobierno de Estados Unidos y, al mismo tiempo, defender los principios de la política exterior de México”.

Comentarios

Load More