Sofi Tukker, el electrónico dúo dinámico conecta en el Plaza Condesa

La agrupación Sofi Tukker en El Plaza Condesa. Foto: Carlos Enciso La agrupación Sofi Tukker en El Plaza Condesa. Foto: Carlos Enciso

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El proyecto Sofi Tukker fluye con naturalidad en el escenario como si se tratara de almas gemelas, y bajo esa mística logran una infinita conexión con su público para compartir algo en común: el amor a la música y la fiesta.

El Plaza Condesa fue el lugar donde nuevamente confirmaron por qué son queridos en nuestra tierra los gringos Sophie Hawley-Weld y Tucker Halpern, tras regalar un intenso recorrido de poco más de una hora.

Un universo electrónico de poderosos beats ofrecieron anoche en el foro como parte de su gira “Treehouse”, contando con una escenografía sencilla al estilo de una selva en donde se levantaba una pequeña palmera en medio del entarimado y de la que colgaban como en un tendedero cartoncillos destacando el que tenía inscrito su nombre: Sofi Tukker.

Pasaditas las 21:00 horas arribaron la guapetona Sophie y el simpático Tucker, vestidos de modo fresco como vacacionando en una playa veraniega, viéndosele a ella en un holgado conjunto blanco y a él con unas bermudas cuadriculadas en blanco y negro. Esa irradiante sencillez cautivó rápidamente al recinto que logró lleno total y donde todos gritaban apasionadamente al ver a los siempre amables neoyorkinos.

“¡Dios mío son hermosos los dos!” murmuraba la audiencia dispuesta a pasar una velada inolvidable con un relámpago de sonidos entre EDM (Electronic Dance Music), techno y house.

Baile, brincos y palmas abrazaron al dúo dinámico durante todo el espectáculo para armar tremenda pachanga, donde se pudo disfrutar de un conciso repertorio ante su aún breve pero exitosa carrera iniciada en 2014, misma que está plasmada en las placas Soft Animals (2016) y Treehouse (2018).

Sofi Tukker. Foto: Carlos Enciso
Sofi Tukker. Foto: Carlos Enciso

“Awoo” y “Fuck They” calentó las emociones mientras “Baby I’m a Queen” detonaba el festín al rugir de sus adeptos sumergidos en absoluto transe. El par de celebridades disfrutaban a lo grande, abiertos a juguetear entre ellos y su gente, explayando una franca personalidad desenfadada de pura buena vibra. Se les vio subiéndose a las bocinas armando candente y seductor bailongo y acto seguido, los aullidos de alegría de los presentes inundaba el espacio.

“Fantasy” y “Benadryl” dieron paso al frenético show para seguir con “My Body Hurts”, “Everybody Needs a Kiss” y “Batshit”. Llegaba así el cierre al oírse “Swing” y “Best Friend”, para dar rápida salida en falso ambos cantantes.

La afluencia del Plaza Condesa quería un más y contentos, los Sofi Tukker regresaron con un par de chamarras portando a las espaldas el afamado distintivo lanzado por la línea de ropa Mercadorama que no pasa de moda: “Mexico is the Shit” (que como bien se sabe no significa su traducción literal, sino es algo así como “México es una chingonería”).

Sofi Tukker. Foto: Carlos Enciso
Sofi Tukker. Foto: Carlos Enciso

Aprobados con ensordecedoras ovaciones al unísono, el electrizante banquete congració la fiesta al son de “Moon Tattoo” y “Drinkee”.

El reloj marcaba las 22:25 y Sofi Tukker lograba al fin su cometido; ambos partieron visiblemente orgullosos por haber inyectado satisfactoriamente su inigualable dosis de alegría y sonidos electrónicos como sólo este par neoyorkino lo sabe hacer.

Un dato curioso: El nombre de la mancuerna es un guiño a la cantante Sophie Tucker, de origen ucraniano y sangre judía quien fuera una de las artistas estadunidenses más populares de la primera mitad del siglo XX gracias a su versión al blues “Some of These Days” y a quien Paul McCartney de Los Beatles homenajearan como “nuestra banda favorita” al interpretar “Till There Was You” ante Isabel II.

Fans: Carlos Enciso
Fans: Carlos Enciso

Comentarios

Load More