Resguardado en embajada mexicana, el diputado Casella insta a venezolanos seguir la ruta de Guaidó

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El diputado venezolano Franco Manuel Casella Lovaton agradeció hoy la “neutralidad proactiva” y la “decisión histórica” que asumió la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana ayer, cuando dio “protección y resguardo” al legislador de oposición en su embajada de Caracas.

La situación de “protección y resguardo” que el gobierno mexicano dio al diputado aun no se define, mientras que el canciller Marcelo Ebrard Casaubón indicó que Casella Lovaton analiza quedarse en la embajada o solicitar asilo en México.

En un video que publicó desde el recinto diplomático –con un cuadro de la virgen de Guadalupe en sus espaldas–, el diputado suplente saludó que el gobierno mexicano protegió sus derechos humanos “por encima de las diferencias ideológicas”, y exhortó los venezolanos a seguir la ruta del opositor Juan Guaidó, que consiste en el “cese de la usurpación”, la instalación de un “gobierno de transición” y la organización de “elecciones libres”.

Casella, quien forma parte de un grupo de cuatro legisladores al que el gobierno de Nicolás Maduro quitó la inmunidad parlamentaria ayer, se dirigió hacia el cuadro de la “divina virgen” y afirmó que “en medio de las tribulaciones podamos contactar la esperanza y entendamos que aquello que parece imposible puede lograrse”.

Ayer, por primera vez desde la toma de posesión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la Cancillería mexicana asumió un papel más activo en la grave crisis política que sacude a Venezuela, al aceptar en su embajada a Casella.

Horas antes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSC) de Venezuela y la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) retiraron la inmunidad parlamentaria a cuatro diputados de oposición, a los que señalaron por cometer los delitos de traición a la patria, rebelión civil, usurpación de funciones, instigación pública y el odio continuado.

El TSC y la ANC quitaron la inmunidad a los cuatro diputados por instrucciones del fiscal venezolano, Tarek William Saab, quien lleva a cabo la investigación judicial sobre el intento de Golpe de Estado.

En un comunicado, le expresó su “preocupación” por la situación en Venezuela, entre otros por “el derecho al debido proceso y la inviolabilidad de la inmunidad parlamentaria en Venezuela, en especial de los integrantes de la Asamblea Nacional de dicho país”.

Desde el estallido de la crisis política en Venezuela, México siempre mantuvo una postura de neutralidad –que justificaba con la doctrina Estrada y el principio de no intervención en los asuntos interiores de otros países– y reiteró su ofrecimiento de mediar el conflicto entre gobierno y oposición a través del llamado Mecanismo de Montevideo.

Así, el gobierno mexicano fue uno de los pocos en no apoyar –ni denunciar– el fracasado intento de Golpe de Estado que llevó a cabo Juan Guaidó el pasado 30 de abril; y expresó su oposición categórica a una posible intervención militar de Estados Unidos en el país sudamericano para derrocar a Maduro.

Sin embargo, la Cancillería elevó la voz el pasado 9 de mayo, cuando por primera vez señaló su preocupación por la situación de la “inviolabilidad de la inmunidad parlamentaria” en Venezuela, por el caso del opositor Édgar Zambrano, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, quien fue detenido ese día.

Comentarios