El empleo informal, en su nivel más alto desde hace cinco años: Inegi

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Pese a la disminución del desempleo durante abril pasado, las condiciones precarias del mercado laboral en el país continúan al alza.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la Tasa de Ocupación en el Sector Informal llegó a su punto más alto, no visto en cinco años al registrar el 28.1% de la población ocupada.

Dicha tasa considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, de modo que la actividad en cuestión no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar o de la persona que la dirige y que, por lo mismo, tiende a concretarse en una muy pequeña escala de operación.

Por su parte, la Tasa de Informalidad Laboral se ubicó en 56.7% de la población ocupada durante abril de 2019, cifra inferior a la de un mes antes, que fue de 57.1%, con series desestacionalizadas.

Esta tasa se refiere a la suma, sin duplicar, de los que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

Así, en esta tasa se incluye –además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal– a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas.

En cuarto mes del año, la población subocupada, medida como aquella que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas representó 7.4% de la población ocupada según cifras desestacionalizadas, tasa mayor que la de 7.2% del mes previo.

 

Disminuye el desempleo

A nivel nacional, la Tasa de Desocupación (TD), la cual considera a la población que se encuentra sin trabajar, pero que está buscando trabajo, se ubicó en 3.5% de la Población Económicamente Activa (PEA) en abril de 2019, tasa menor que la de 3.6% registrada en marzo pasado, con series ajustadas por estacionalidad.

Sin embargo, al considerar solamente el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, en donde el mercado de trabajo está más organizado, la desocupación en este ámbito significó 3.9% de la PEA en el cuarto mes de 2019, porcentaje menor que el 4.2% del mes inmediato anterior.

Las entidades donde la desocupación creció fueron Baja California, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Ciudad de México, Durango, Guerrero, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Talxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Dentro del total de la población ocupada, el 68.3% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo, 22.8% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados, 4.6% son patrones o empleadores, y finalmente un 4.3% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos, pero sin un acuerdo de remuneración monetaria.

La población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios se concentró 43.1% del total, en el comercio 19.4%, en la industria manufacturera 16.5%, en las actividades agropecuarias 11.4%, en la construcción 8.3%, en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 0.7% y el restante 0.5% no especificó su actividad.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios