Infantino es reelecto al frente de la FIFA entre opacidad y mucha corrupción

PARÍS (apro). – Gianni Infantino fue reelegido al mando de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) en un congreso organizado en París. No fue sorpresa: el suizo era el único candidato y se había ganado la confianza de la mayoría de las federaciones después de varios escándalos. Aunque trato de limpiarse la cara, la entidad sigue opaca con poca democracia y mucha corrupción.

La elección de Infantino pareció más una formalidad. Su designación se dio en una escena un tanto irónica. En el 69 congreso de la FIFA se alzó como su presidente por aclamación. Era el único candidato.

Foto: AP

Foto: AP

En su discurso de aceptación afirmó que con su era nacía una nueva FIFA, purificada de corrupción. “Gracias a los que me aman y los que no”, dijo. Esta, quizá, es una luz acerca de los límites del funcionamiento del gremio futbolístico y su transparencia.

La imagen deslucida de la FIFA

La elección del presidente de la federación se hace la forma más rustica: a manos alzada. Esta es una practica que al interior es muy criticada ya que fácilmente se puede ejercer presión sobre cualquier federación para votar a favor de los deseos del cuerpo dirigente.

También se cuestiona la forma en que se reparten los votos entre las federaciones. Si bien, un voto de San Kitts y Nevis o Lesotho tienen el mismo que uno de Estados Unidos o Alemania, este sistema es corruptible debido a que muchas federaciones tienen pocos recursos y son numerosas por lo que es bastante común que gocen de la simpatía de dirigentes.

La reelección de Infantino es lógica. El suizo se ha esforzado en recuperar la imagen de la FIFA después de los escándalos de corrupción.

En 2015, antes de ser electo, se hicieron varias revelaciones sobre sobornos, lavado de dinero y designaciones a modo para los mundiales de Rusia y Catar 2022.

Tal fue la magnitud del escándalo que Josep Blatter, quien era presidente de la FIFA desde 1998, fue excluido del Comité de Ética de la federación.

Se espera que varios miembros de la estructura sean extraditados a Estados Unidos bajo sospecha de haber recibido 150 millones de dólares en sobornos.

De los 22 dirigentes que participaron en la elección de las sedes de Rusia y Catar, 18 han sido suspendidos bajo la sospecha de actos de corrupción y conflicto de interés.

Pero para sanear a la FIFA no bastará con limpiar la estructura.

Muchos detractores de Infantino critican que quiera acaparar todo el poder, cuando dicen, la gestión de Blatter era más abierta.

El reino de Infantino

Hans-Joachim Ecker, quien fue presidente de la Comisión de Ética de la FIFA declaró al diario francés Le Monde, “que no ha detectado ninguna de las mejoras que Infantino prometió para sanear al organismo.

Dijo que la comisión no es independiente y que está bajo el control de Infantino. Dijo que esto no puede garantizar la imparcialidad del organismo en lo que se refiere a investigaciones sobre malas conductas.

“Con el nuevo reglamento, los empleados tienen prohibido a decir cualquier cosa negativa sobre la FIFA. No hay claridad sobre si los empleados pueden hacer reportes de malas conductas. La transparencia anunciada en todos los ámbitos no se ve”, dijo Ecker.

Sin embargo, un elemento externo podría manchar el blasón de Infantino. Y es que el 10 de mayo, la justicia suiza abrió una investigación disciplinaria contra el fiscal Michael Lauber, quien estuvo encargado de las indagatorias sobre corrupción en la FIFA.

El fiscal se habría reunido en secreto dos veces con Gianni Infantino, primero en abril de 2016 y luego en junio de 2017. Una reunión que Lauber no mencionó en una audición con la autoridad de vigilancia del Ministerio Público suizo.

Citado en los Panama Papers y Football Leaks

Esas reuniones pudieron haberse logrado gracias a Rinaldo Arnold, amigo de la infancia de Infantino, y que hoy es el primer fiscal del cantón del Haut-Valais, quien recibió boletos para el Mundial de 2018 por parte de la FIFA, reveló el diario Zürcher Zeitung.

En noviembre de 2018, las revelaciones de Football Leaks también revelaron las sospechas de connivencia entre los dos hombres.

El apellido de Infantino también fue nombrado en los “Panama Papers”, que reveló un contrato dudoso para unos derechos televisivos, firmados por el presidente de la FIFA, cuando era director de los asuntos jurídicos en la UEFA, la federación europea de futbol.

Pese a todo esto, parece que Infantino sigue firme en la dirección de la FIFA.

“Hoy, ya no es posible hacer cosas que no son éticas”, declaró después de su elección, “Sabemos a dónde va cada dólar”, aseveró.

Comentarios