“La Riada”, de Taka Fernández / Galería Acapulco

La muestra se exhibe en Santa María la Ribera. Foto: @Acapulco62arte

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Riada es el título del más reciente trabajo del artista mexicano Taka Fernández (Ciudad de México 1966), exhibido en Acapulco, espacio dedicado al arte contemporáneo que tomó su nombre de la calle homónima de la Colonia Roma.

El lugar, que busca encuentros entre distintas disciplinas y generaciones artísticas, se encuentra actualmente se encuentra en la colonia Santa María la Ribera.

La Riada continúa la búsqueda formal y conceptual del trabajo que Taka Fernández ha venido trabajando en los últimos años. El paisaje como detonante y su taller nómada como punto de observación. Una ramificación  diferente y fresca del universo del paisaje .

Su lenguaje dibujístico articula un discurso complejo y variado donde se generan relaciones de fuerza simbólica entre el espacio y tiempo. También se puede observar un universo donde la magia, el ocultismo, el totemismo y el nahualismo le otorgan a la obra poder a través de símbolos pictóricos por los cuales el espectador atraviesa la realidad y la ficción de manera casi imperceptible. Los recursos formales van tejiendo un discurso amplio y diverso, de tal suerte que el visitante puede encontrar muchos referentes (fotografías, textos, novela gráfica, imágenes de paisajes gráficos, etc.).

La galería se encuentra ubicada en la Calle Dr. Atl 217, Santa María la Ribera, Ciudad de México.

Karen Cheirif en Estudio Marte 221

En la misma colonia, a dos cuadras, se encuentra también otro interesante espacio alternativo: Estudio Marte 221, donde se presenta el trabajo de la artista mexicana Karen Cheirif.

El vaso y el agua es el nombre de la exposición que exhibe 10 piezas, realizadas con diferentes materiales, que abordan la profunda reflexión sensible e inteligente sobre la muerte: La no-existencia, que evidencia la fragilidad y el equilibrio de lo precario de la permanencia. El vaso y el agua son una metáfora que utilizó el poeta mexicano José Gorostiza en el emblemático poema “Muerte sin fin”, para reflexionar sobre materia, vida y conciencia.

Las propuestas formalmente son contundentes, y cada una realizada con diferentes materiales para articular un discurso que aborda, de manera muy personal, el tema.

La sal, el vapor el barro, el cobre, etc., parecen ser contemplados por Cheirif de tal manera que su utilización refleja no sólo un respeto sino un sentido atento a su naturaleza.

Emociona la sensibilidad e inteligencia para que cada una de las piezas funcionen formalmente sin que los referentes sean obligatoriamente necesarios.

Espacio Marte está en la calle de Jaime Torres Bodet 221, Santa María de la Ribera.

Comentarios

Load More