García Harfuch se topó con una realidad adversa

Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México. Foto: Alejandro Saldívar Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México. Foto: Alejandro Saldívar

Omar García Harfuch, flamante jefe de la policía capitalina, dio un golpe espectacular el pasado martes 22, cuando dirigió un operativo que aprehendió en Tepito a 31 presuntos narcotraficantes. Pero esa operación pronto quedó opacada, pues un juez federal ordenó la inmediata liberación de 27 de los capturados, con el argumento de que fueron detenidos ilegalmente. “Las buenas detenciones toman tiempo y las buenas investigaciones se construyen. Porque si una investigación está bien sustentada en una carpeta de investigación, tendremos un resultado mucho mayor”, había afirmado el funcionario en una entrevista antes del revés sufrido.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En su primer golpe contundente contra el crimen organizado de la Ciudad de México, como titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar Hamid García Harfuch se topó con las carencias de la policía capitalina y del Ministerio Público, la colusión entre autoridades y delincuentes, las deficiencias del sistema judicial y polémicos jueces que amparan o liberan a presuntos criminales para que puedan seguir violando la ley con impunidad.

Lo que consideró un “exitoso” operativo contra presuntos integrantes de La Unión Tepito la madrugada del pasado martes 22, en la vecindad de Peralvillo 33, colonia Morelos, quedó opacado por el revés que el juez federal Felipe de Jesús Delgadillo Padierna –el mismo que lleva el juicio contra Rosario Robles y que es sobrino de la diputada federal Dolores Padierna– le asestó al ordenar la inmediata liberación de 27 de los 31 capturados, con el argumento de “detención ilegal” y abuso de fuerza.

En múltiples entrevistas García Harfuch defendió la solidez de la investigación: fue alentada con denuncias ciudadanas, videos del C5, observación en campo y, como resultado, el decomiso de fuertes cantidades de droga, armas y dinero; además de que su planeación comenzó “meses antes”, cuando dirigía la Policía de Investigación (PDI) de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Sin embargo, él y la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, reconocieron que hubo “imprecisiones en el informe policial homologado”, con lo que le dieron cierta razón al juez y dejaron en entredicho el éxito del operativo. Aun así, advirtió sobre la repetición de operativos “cuantas veces sea necesario” para combatir la crisis de violencia e inseguridad en la capital.

“Atrapar a los malos”

Días antes del operativo en Tepito, García Harfuch aseguró en entrevista con Proceso: “Lo nuestro es la investigación y detener gente generadora de violencia. No sabemos hacer otra cosa que atrapar delincuentes. Creo que tenemos que estar muy enfocados como policías en prevenir delitos y agarrar a los malos. Esa es la tarea fundamental de un policía”.

A menos de tres semanas de asumir las riendas de la SSC, luego de la renuncia “por motivos personales” de Jesús Orta, el pasado viernes 4, el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Fiscalía General de la República, explicó que el primer eje de su estrategia al frente de la policía capitalina consiste en “acciones concretas” contra la delincuencia; es decir, hacer detenciones.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2243, ya en circulación)

Load More