México solicitará a la OEA pronunciarse sobre “golpe” en Bolivia y refrenda ofrecimiento de asilo a Evo

El canciller Marcelo Ebrard fijó la postura del gobierno mexicano ante el golpe en Bolivia. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Estado Mexicano reiteró hoy que la dimisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, fue un golpe de estado, debido a la petición de renuncia lanzada por el mando militar de ese país y, como el período constitucional terminaba en enero de 2020, México mantendrá su reconocimiento y no aceptará un gobierno de tipo militar.

“El presidente de Bolivia electo de acuerdo a la Constitución, para terminar su período en enero de 2020, es Evo Morales. Él presento una renuncia para evitar la guerra civil después de que el Ejército pidió la renuncia del presidente”, resumió esta mañana el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

La posición fue expuesta por Ebrard durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien suscribió la posición y emitió un reconocimiento a Evo Morales por haber renunciado para no poner en riesgo la vida de sus conciudadanos, durante una sesión que concentró la atención en la crisis boliviana.

Luego de varias semanas de protestas debido a las irregularidades detectadas en las elecciones de hace tres semanas, la insubordinación de la policía al cierre de semana y, finalmente, la petición del Ejército para que Evo Morales renunciara, fue calificado ayer mismo por el Estado Mexicano como un golpe, ofreció asilo a Evo Morales y recibió en la embajada de La Paz a una veintena de refugiados que formaban parte del grupo político de Morales.

Morales había aceptado convocar a nuevas elecciones tras las protestas callejeras y un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), que horas antes de la dimisión, mereció la felicitación del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Esta mañana, Ebrard anuncio que México se propone convocar a una reunión urgente con la OEA para cuestionarle que no se haya pronunciado en contra del golpe de Estado, además de considerar que lo ocurrido en Bolivia representa un retroceso para la democracia del continente. Inclusive, reprochó el silencio de dicho organismo multilateral.

“Vamos a solicitar de manera urgente reunión de Estados Americanos porque ayer prevaleció el silencio, ¿cómo se puede guardar silencio ante un hecho de esta gravedad'”, dijo en el canciller

Con ese balance, Ebrard expuso que México hará valer su voz para defender derechos y libertades:

“Lo importante es que no regresemos al golpismo. Es incompatible el uso de la fuerza con la democracia. No lo vamos a permitir, sería un gran retroceso”, precisó Ebrard.

Cuestionado sobre la diferencia de posturas que ha sostenido México en relación a las crisis de Venezuela y Bolivia, Ebrard explicó que en el primer caso se expuso un intento de intromisión en un proceso político interno, mientras que en el segundo se trata de un golpe de Estado.

Añadió:

 “Reivindicar y demandar el respeto al orden constitucional y la democracia en Bolivia es la posición que México quiere hacer valer. Haremos valer el derecho de asilo que México ha promovido y ejercido en la historia”.

En este último punto, Ebrard se explayó sobre los diferentes momentos en que México ha otorgado refugio y asilo para añadir que, tras las 20 recepciones de ayer en la embajada de México en La Paz, en las últimas horas se han incrementado las solicitudes, aunque no se ha tenido respuesta del ofrecimiento de asilo al propio Evo Morales.

Además, informó que la representación mexicana está pendiente de la situación de unos 10 mil mexicanos radicados en Bolivia, a quienes procurará atender y garantizar su seguridad.

 

Comentarios

Load More