Ríos-Farjat rechaza conflicto de interés en la SCJN al desempeñarse previamente como jefa del SAT

“Yo trabajo en el gobierno federal, trabajaba en el gobierno federal, era jefa del SAT, ya presentamos la renuncia, estaba con licencia", dijo la nueva ministra. Foto: Tomada de Twitter @CanalCongreso “Yo trabajo en el gobierno federal, trabajaba en el gobierno federal, era jefa del SAT, ya presentamos la renuncia, estaba con licencia", dijo la nueva ministra. Foto: Tomada de Twitter @CanalCongreso

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Margarita Ríos-Farjat, quien fue elegida por el senado de la república como nueva ministra para sustituir a Eduardo Medina Mora, aceptó que su paso por el actual gobierno federal la vincula con la administración de Andrés Manuel López Obrador, pero ello no implica que se reste autonomía a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Al salir del salón de sesiones donde fue elegida por 94 votos a su favor, que sumaron los senadores de Morena, PAN, PRI, PT, Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano, la exjefa del SAT vinculada con Alfonso Romo, jefe de la oficina de presidencia, señaló como una “falta de respeto al senado” que le hicieran dicha pregunta, pero también una “preocupación legítima”.

“Yo trabajo en el gobierno federal, trabajaba en el gobierno federal, era jefa del SAT, ya presentamos la renuncia, estaba con licencia. Eso es un vínculo en el sentido de que yo he sido parte de las autoridades fiscales mexicanas. Pero fuera de eso yo no veo que haya un problema con la autonomía”, señaló.

Antes de resultar electa por mayoría calificada en la primera vuelta –de hecho, lo superó por 12 votos de 82 que necesitaba reunir–, el senador Damián Zepeda Vidales cuestionó su perfil y el de Diana Álvarez Maury, quien se desempeña como subsecretaria de Gobernación, también en la actual administración federal.

En su intervención citó el Artículo 95 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que limita la elegibilidad de los ministros a no haber sido secretario de Estado, fiscal general de la República, senador, diputado federal, ni titular del Poder Ejecutivo de alguna entidad federativa, durante el año previo al día de su nombramiento.

No obstante, dicho artículo no prohíbe a subsecretarios de Estado. “No estamos obligados a elegir a una persona, sino a elegir a la persona correcta”, dijo en referencia al presunto “conflicto de interés” en Ríos-Farjat y Álvarez Maury. “No es ilegal: no es ético, moral ni correcto”, abundó.

Al salir de la sesión del pleno del senado, Ríos-Farjat abundó que su experiencia como jurista no se remonta al puesto público que le encomendó la administración de López Obrador, sino a su “hoja de vida” que se remonta años antes.

“No nace a partir de que estamos en el Servicio de Administración Tributaria, sino viene desde atrás, desde muchos años, como profesionista independiente, como abogada, como funcionaria. Hace muchos años trabajé en el Poder Judicial de la Federación. Yo creo que en ese sentido mi compromiso ético es porque quede claro: he trabajado en el gobierno, con mucho orgullo, y en el que siempre me he acompañado de funcionarios muy profesionales y dedicados”, finalizó.

Comentarios

Load More