Madre de Ximena contradice a fiscal y echa por tierra la hipótesis del sombrero azul

Imagen del sombrero azul incluida en el documento de avances de investigación presentado por la Fiscalía de Puebla. Imagen del sombrero azul incluida en el documento de avances de investigación presentado por la Fiscalía de Puebla.

PUEBLA, Pue. (apro).- Sonia Hernández, madre de la estudiante colombiana Ximena Quijano Hernández, asesinada en Huejotzingo, contradijo la versión del fiscal general del estado, Gilberto Higuera Bernal, quien aseguró que una discusión por el sombrero azul que portaba la joven habría detonado el asesinato de los tres estudiantes y el conductor de Uber.

Contrario a lo que Higuera expuso en rueda de prensa la mañana de ayer, cuando aseguró que la familia había confirmado la discusión que Ximena había tenido con una mujer que quiso despojarla del sombrero, mientras presenciaba el carnaval en Huejotzingo, la madre de la joven rechazó que esa riña hubiera ocurrido.

“No, eso no es así, el sombrero sólo se perdió una hora, yo sí quiero ser muy enfática que no hubo ninguna riña, no hubo ninguna pelea, nuestros hijos no eran de esa clase de muchachos que se agarraban a pelear por cualquier cosa, y menos por un sombrero, esa no fue la causa”, expresó en entrevista con Azucena Uresti.

Los cuerpos de Ximena Quijano Hernández, Javier Tirado Márquez y José Antonio Parada Cerpa, así como del conductor de Uber Josué Emanuel Vital Castillo, fueron localizados la mañana del lunes 24 en un camino de terracería de la comunidad de Xalmimilulco, Huejotzingo, municipio conurbado con Puebla capital.

En la rueda de prensa que ofreció ayer en las instalaciones de la Fiscalía General del estado, horas antes de acudir a comparecer en el Congreso, Higuera Bernal sostuvo que la supuesta discusión que se suscitó en torno al sombrero fue confirmada por la familia de la joven.

“Durante la estancia de los jóvenes estudiantes en el carnaval de Huejotzingo, una mujer despojó de su sombrero a Ximena y ella compartió eso con su familia y desde luego se encuentra plenamente acreditado que hubo una discusión y recuperó su sombrero”, dijo el fiscal.

Añadió: “No podemos dejar de considerar lo relativo a esta discusión por el sombrero que ustedes están viendo, como un elemento que pudiera haber detonado la agresión hacia los jóvenes”.

Después de su comparecencia en el Congreso local, Higuera Bernal, fue ratificado como fiscal general para un período de siete años.

Nota relacionada:

Tres estudiantes y un chofer de Uber, los asesinados en Puebla

Liberan y reaprehenden a presunto asesino

Dos de los tres detenidos por el presunto asesinato de Ximena y los tres jóvenes fueron puestos en libertad este jueves, luego de que en la audiencia inicial el juez calificó como ilegal su captura. No obstante, al salir del juzgado los esperaban policías ministeriales para cumplimentar otra orden de aprehensión por los delitos de homicidio y robo de auto.

En la audiencia, el Ministerio Público expuso que después de que se tuvo conocimiento del asesinato de cuatro personas, iniciaron la búsqueda del automóvil Chevrolet Beat color plata que trabajaba con la plataforma Uber.

Cerca de la ubicación que marcaba el GPS del vehículo, indicó, ubicaron una camioneta BMW con estrobos, con placas de Guerrero, que era conducida por Jesús “N”, y en ella encontraron cartuchos percutidos, manchas de sangre y de masa encefálica, así como impactos de bala.

Luego de esto, abundó, se percataron que Ángel “N” y Lisset “N” salían de un domicilio con chalecos antibalas.

El juez de control calificó de ilegal la detención de ambas personas, ya que los chalecos que llevaban puestos no tenían ninguna leyenda policial, pero avaló la detención de Pablo de Jesús “N”, quien fue imputado por el delito de usurpación de funciones públicas y uso indebido de uniformes y/o condecoraciones en la variante de poseer, usar o instalar luces estroboscópicas.

Cuando Lisset, de 22 años, y Ángel, de 23, salían de la Casa de Justicia, agentes ministeriales los esperaban en la puerta para decretarles otra orden de aprehensión por los delitos de homicidio y robo de vehículo, cargos que también se aplicaron a Pablo de Jesús.

En tanto, las protestas estudiantiles en esta entidad se han extendido a una docena de instituciones de educación superior, que además del esclarecimiento del asesinato de los estudiantes reclaman condiciones de seguridad en el entorno de sus escuelas y en los traslados a sus casas.

A las manifestaciones contra el asesinato de estudiantes se sumaron hoy el Instituto Tecnológico de Puebla (ITP), la Universidad Iberoamericana Puebla, la Universidad Tecnológica de Puebla (UTP) y el Benemérito Instituto Normal del Estado (BINE).

También, protestaron afuera de sus planteles la Universidad del Valle de Puebla (UVP), Universidad Internacional y Sustentable, Complejo Regional Centro San José Chiapa, Universidad Colón, Universidad Tecnológica Bilingüe y la Escuela Superior de Ciencias y Humanidades (Escihu).

La BUAP y la UPAEP se unen en paro por asesinato de estudiantes

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso