Más de 300 detenidos en Hong Kong en el primer día de la polémica Ley de Seguridad

La red de metro de Hong Kong suspendió sus servicios debido a actos de "vandalismo". Foto: Tood Darling

MADRID (EUROPA PRESS).- Más de 300 personas fueron arrestadas este miércoles en las manifestaciones celebradas en Hong Kong contra la imposición de la nueva Ley de Seguridad Nacional coincidiendo con el vigésimo tercer aniversario del retorno de la antigua colonia británica al dominio chino.

“Más de 300 personas han sido arrestadas en Hong Kong hasta el momento por delitos como reuniones ilegales, desórdenes públicos, conducción temeraria e incumplimiento de la Ley de Seguridad Nacional”, afirmó la Policía de Hong Kong, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, en el que ha precisado que nueve de los detenidos fueron arrestados por incumplir la nueva norma.

La policía realizó estos arrestos en el marco de las protestas contra la Ley de Seguridad Nacional, que han congregado a miles de personas en Hong Kong este miércoles a pesar de la prohibición expresa de las autoridades hongkonesas.

La primera persona detenida en aplicación de la nueva ley, que prevé penas que llegan hasta la cadena perpetua para castigar intentos de secesión, subversión, terrorismo o injerencia extranjera, fue un hombre que llevaba una bandera a favor de la independencia de Hong Kong.

En Causeway Bay, la policía mostró a los manifestantes una bandera con un mensaje de alerta para comunicarles que están incumpliendo la nueva normativa de Seguridad Nacional, lo que no impidió que los manifestantes hayan seguido con su movilización.

Gases lacrimógenos contra los manifestantes

Agentes antidisturbios de la Policía cargaron con gases lacrimógenos para disolver las concentraciones en Causeway Bay, según relataron testigos presenciales de los hechos. En esta zona y en Wan Chai las protestas terminaron con daños en varias tiendas.

Las personas arrestadas, según la versión de la policía, fueron acusadas de los delitos de reunión ilegal y posesión de armas ofensivas. Tras las cargas con gases lacrimógenos, un responsable policía dijo que se ha desplegado un equipo de artificieros cerca del edificio CC Wu en la zona de Wan Chai después de que se escuchara una fuerte explosión que podría haber sido causada por un paquete bomba.

El diario South China Morning Post informó además de otras 20 personas detenidas en la plaza Times Square a última hora de este miércoles.

La policía anunció el lunes que desplegaría entre tres mil y cinco mil policías este miércoles ante la previsión de manifestaciones. El Frente Civil de Derechos Humanos, el grupo que ha organizado las mayores manifestaciones celebradas en Hong Kong en 2019, había prometido que seguiría adelante con la marcha que ha convocado a pesar de no contar con permiso.

Disposiciones de la nueva ley

La nueva Ley de Seguridad Nacional implica que el gobierno de Pekín ejercerá su jurisdicción sobre casos “complicados” de Hong Kong, como los relacionados con injerencias extranjeras, cuando las autoridades locales no puedan hacer cumplir la ley o cuando la seguridad nacional del territorio esté bajo amenazas “graves o realistas”, según consta en el texto legal difundido en las últimas horas.

El gobierno hongkonés publicó el texto completo de la nueva legislación, cuyo contenido no se conocía en su totalidad, después de que el presidente de China, Xi Jinping, promulgara la ley, aprobada por unanimidad por el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo chino.

La norma enumera cuatro categorías de delitos: secesión, subversión, terrorismo y colusión con un país extranjero o elementos externos para poner en peligro la seguridad nacional. La pena máxima para cada delito es la cadena perpetua, aunque la sentencia sugerida para algunos delitos menores es de tres años de prisión.

Así, bajo la nueva ley, Pekín ha otorgado a las autoridades chinas amplios poderes para abordar los casos “complicados”, cuyos sospechosos pueden también ser extraditados a la China continental. La norma establece que habrá una unidad de Policía dedicada a investigar este tipo de casos, al tiempo que se creará en Hong Kong un organismo continental para hacer cumplir la seguridad nacional, que podrá llevar a cabo sus propias investigaciones.

La Fiscalía Popular Suprema será la encargada de asignar las autoridades para llevar los casos, mientras que el Tribunal Popular Supremo asignará tribunales para que los conozcan. La oficina, que operará junto a la Oficina del Comisionado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Hong Kong y el gobierno local, deberá adoptar medidas para “fortalecer la gestión” de las organizaciones no gubernamentales y las agencias de noticias extranjeras, según la norma.

Por otra parte, la información sobre el funcionamiento de la oficina de seguridad nacional no se divulgará y sus decisiones no están sujetas a ninguna revisión judicial. Todos los departamentos de la Administración hongkonesa deben cooperar con el nuevo organismo y rendir cuentas. La ley ampara que los agentes chinos puedan operar libremente en el territorio sin supervisión de la Policía hongkonesa.

Hong kong “brillará otra vez”

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, se pronunció este miércoles sobre la nueva ley y destacó que ayudará al territorio a emerger tras el caos generado por las protestas antigubernamentales, por lo que podrá “brillar otra vez”.

“Veremos el arcoíris tras la tormenta y la paz volverá a Hong Kong después de un año sin descanso”, indicó Lam, alineada con Pekín, durante una recepción por la vuelta de Hong Kong al dominio chino. “En los próximos años, el gobierno de Hong Kong liderará la ciudad para salir de las dificultades, impulsar la economía, revivir nuestra reputación internacional y reconstruir nuestra relación con los jóvenes”, agregó.

La Ley de Seguridad Nacional, que entra en vigor el mismo día que se celebra el vigésimo tercer aniversario del retorno de Hong Kong al dominio de China, ha recibido críticas de la comunidad internacional, que teme que acabe con el estatus especial de la antigua colonia británica.

La nueva norma ha sido incorporada a la Ley Básica de Hong Kong, considerada el texto constitucional del territorio, por lo que se trata de un cambio de gran calado que podría afectar al principio “un país, dos sistemas” que resume el encaje de la región en el gigante asiático.

Este principio se acuñó con la vuelta de Hong Kong a la soberanía china e implica la garantía de que las autoridades de Pekín respetarán el régimen de derechos y libertades del que gozaron los hongkoneses durante el dominio británico. En 2019, el gobierno hongkonés ya intentó aprobar una ley de extradición a la China continental a la que finalmente tuvo que renunciar por las fuertes protestas.

Taiwán crea una oficina para ayudar a los hongkoneses

Tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Seguridad Nacional, el gobierno de Taiwán ha creado una nueva oficina para ayudar a los solicitantes de asilo hongkoneses y darles oportunidades para reasentarse en territorio taiwanés.

La Oficina de Servicios e Intercambios Taiwán Hong Kong ha sido creada por las autoridades taiwanesas tras la promulgación de la Ley de Seguridad Nacional, que ha sido rechazada por los activistas prodemocracia hongkoneses y por diferentes países del mundo.

En la ceremonia de apertura en el centro de Taipéi, el ministro del Consejo de Asuntos Continentales de Taiwán, Chen Ming Tong, destacó que la nueva oficina permitirá al gobierno taiwanés mostrar su apoyo a la libertad y democracia de Hong Kong.

Los hongkoneses que soliciten asilo podrán hacerlo ante la nueva oficina de acuerdo con la legislación de Derechos Humanos de Taiwán. Chen dijo que la oficina ayudará a los hongkoneses que busquen oportunidades para trabajar, estudiar o invertir en Taiwán.

Nota relacionada: Xi Jinping promulga la polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong

Comentarios

Load More