PERMANENCIA VOLUNTARIA: Kill Bill o venganza sangrienta

lunes, 8 de diciembre de 2003
México, D F, 8 de diciembre (apro)- La nueva cinta de Quentin Tarantino, “Kill Bill: La venganza vol 1” (“Kill Bill Vol 1”, EU, 2003) es capaz de dejarnos sin aliento, no sólo por su calidad, bellas chicas y su parafernalia en escenas de acción, sino también por la cantidad de violencia y sangre derramadas La acción gira en torno a una exasesina llamada la “Cobra Negra”, quien sufre un terrible accidente de manos de su antiguo patrón, Bill: el día de su boda, Bill y un grupo de asesinos llegan a la capilla y acaban con todos los presentes Por suerte, “Cobra Negra” consigue sobrevivir, no sin antes haber permanecido en coma durante cuatro años y haber perdido a su bebé Así pues, en cuanto “Cobra” despierta, lo único que pasa por su mente es vengarse de aquellos que le hicieron daño La historia es bastante extraña, pues es una especie de mezcla de géneros: western, combinado con película de artes marciales, con película de serie “B”, filme noir, y hasta animé japonés Por momentos, lo que sucede en pantalla parece no tener más calidad que una película del Santo (pero con tres veces un mayor manejo de cámara); la acción es absurda, se ve falsa, y más cuando cada vez que alguien hiere a alguien con una espada o cuchillo, chorros, literalmente chorros de sangre brotan de la víctima Sin embargo, existen otros momentos en los que los personajes adquieren sentido y consistencia, lo que da como resultado personajes memorables, fuera de lo común al estilo Pulp Fiction Y lo más sorprendente es la capacidad que tiene Tarantino para lograr que el público capte su esencia: sólo necesita una anécdota para que sepamos quién es el personaje que vemos en pantalla Debido a la duración de la película, Kill Bill se dividió en dos partes, así que este primer volumen es únicamente una introducción a la anécdota y a los motivos que tiene la “Cobra Negra” para realizar su venganza sangrienta “Kill Bill: La venganza vol1” está narrada a manera de rompecabezas, como es la costumbre de Tarantino, pero, además de los personajes extraños, no existen muchos elementos “tarantinescos”, aunque el director afirmó que será hasta la segunda parte, que se estrenará en marzo del 2004, cuando éstos aparezcan, junto con un mayor desarrollo de los personajes Por lo pronto, vaya a ver Kill Bill no una sino dos veces, ya que su estructura visual y narrativa así lo exigen Es probable que por momentos, parezca que tanta matanza no tiene ningún sentido, sin embargo, el final da un giro inesperado a las cosas, y deja entrever, mínimamente, el conflicto que se avecina

Comentarios