ADELANTO DE LIBROS: Antología poética, de Salvador Díaz Mirón

lunes, 3 de mayo de 2004
México, D F, 3 de mayo (apro)- Con selección y estudio preliminar de Pável Granados, Editorial Océano envía a esta agencia una nueva antología de uno de los más populares poetas mexicanos de toda la historia, el bardo veracruzano Salvador Díaz Mirón El estudio de Granados, vasto, y largo y ameno (“Salvador Díaz Mirón: ‘¡Aún sé cantar; y en versos que perduren/ publicaré a los siglos mi venganza!’”), nos hace transitar por los vericuetos de la vida y la obra de Díaz Mirón como en un suspiro, desde los primeros párrafos: Salvador Díaz Mirón cimbró nuestra poesía como un trueno Sus versos brillaron en medio de un paisaje poético crepuscular Fue una voz excepcional en un ámbito literario que, para algunos, ha sido siempre apesadumbrado y triste Cuando se leen en voz alta sus poemas, el idioma retumba y la teoría que hace de la nuestra una ‘literatura en tono menor’ corre el riesgo de caer y romperse definitivamente Tal concepción de la poesía mexicana no es más que una prolongación de las ideas en torno al carácter nacional Al tratar de definir a éste, el general Vicente Riva Palacio escribió en 1882: El fondo de nuestro carácter, por más que se diga, es profundamente melancólico; el tono menor responde entre nosotros a esa vaguedad, a esa melancolía a que sin querer nos sentimos atraídos; desde los cantos de nuestros pastores en las montañas y en las llanuras, hasta las piezas de música que en los salones cautivan nuestra atención y nos conmueven, siempre el tono menor aparece como iluminando el alma con un luz crepuscular Según Clementina Díaz y de Ovando, de este texto paren las ideas sobre el mexicano que, incorporadas al libro El laberinto de la soledad, resultaron fundamentales a lo largo del siglo XX Aún así, el propio Octavio Paz, al relacionar a los poetas mexicanos con una hora del día, destinó a Díaz Mirón el momento pleno del mediodía: poesía que lucha contra las tinieblas en su búsqueda de luz El vuelo del ave y la luz se buscan En El aire y los sueños, Gastón Bachelar escribe: Si la pureza, la luz, el esplendor del cielo llaman a seres puros y alados, si, por una inversión que sólo es posible en un reino de los valores, la pureza de un ser da la pureza al mundo en que vive, se comprenderá en seguida que el ala imaginaria se adorne con los colores del cielo y que el cielo sea un mundo de alas No es de extrañar que la poética de Díaz Mirón se centre en la figura del ave: el cóndor que surca y señorea los cielos, la fe que pugna y fracasa “como en ensayos torpes un ala implume” Incluso aparece la versión opuesta: en ‘Idililio’, ‘cual mácula errante y funesta,/ un vil zopilote resbala,/ tendida e inmóvil el ala’ Según Bachelard, ‘el pájaro es una fuerza que levanta y despierta a toda la naturaleza’ Y en seguida cita a la condesa de Noailles, quien al hablarle a las aves, exclama: ‘Que se os vea vivir para que el espíritu se apacigüe: almas ascendentes, pueblo arrastrado hacia la cumbre, ¡alas!, ¡pájaros!, nobleza del aire…’ Salvador Díaz Mirón no vuela menos alto que los poetas incluidos en el estudio de Gastón Bachelard Hoy, nos cuesta comprender a Díaz Mirón el huertista, el diputado a disposición de Porfirio Díaz Preferimos elevar la vista y contemplar la transfiguración de su alma en ave, ‘Como si planease en el aire que me llama/ Y como si tuviera un alma/ hecha con plumas de pájaro’ (Víctor Hugo)” La edición de Granados incluye una bibliografía, y reparte en tres las épocas literarias del autor de Lascas: La primera, de 1874 a 1891 (16 poemas), la segunda de 1892 a 1901 (27 poemas), y la tercera de 1902 a 1928 (apenas 10 poemas) Es decir, 63 poemas a disfrutar, así como el estudio, concluido el cual da lugar a una Nota Editorial que dice que esta selección poética de la obra de Díaz Mirón “trata de conciliar la calidad literaria con la importancia de su obra”, y señala que para mayor utilidad “presento los textos en orden cronológico y siempre siguiendo la edición crítica que Manuel Sol preparó en El Colegio de México”

Comentarios