PERMANENCIA VOLUNTARIA: El día después de mañana, algo que puede esperar

lunes, 7 de junio de 2004
México, D F, 7 de junio (apro)- Habrá un poco de emoción, de buenas puntadas, un par de historias de amor pero más allá de eso, “El día después de mañana” puede verse hasta que el DVD o el VHS se encuentren disponibles en las tiendas de video La cinta no contiene efectos especiales sorprendentes como los que vimos en “Tornado” o en “La tormenta prefecta” Entonces, lo que queda es el factor de angustia emergida ante un cataclismo: el sobrecalentamiento del planeta ha provocado no solamente que se derritan los polos, sino también el congelamiento de la parte superior de la Tierra, lo cual marca el inicio de una nueva Era de Hielo Todo gira principalmente en un científico, Jack Hall (Denis Quaid), quien parece ser la única persona consciente sobre los efectos de la contaminación del medio ambiente Sin embargo, los cambios climáticos iniciales toman por sorpresa no sólo a Hall, sino a la humanidad entera: “¿Qué pasará con la humanidad?” o “¿Qué harán los personajes de la cinta para sobrevivir a la furia de la naturaleza?”, serán las preguntas principales Sin embargo, tales premisas se resuelven rápido, lo cual constituye un error, pues una vez que el tema de la película ha muerto, el interés se pierde un poco Y entonces lo que pasa a ser importante es que Hall se lanza de Washington (ciudad que aún no ha sido tan afectada por las embestidas de la naturaleza) a una casi devastada Nueva York, con el propósito de rescatar a su hijo, quien también lucha por sobrevivir La premisa inicial de “El día después de mañana” es que el cambio climático es una situación que pone en peligro a la humanidad, por lo cual se espera que los humanos muevan cielo, mar y tierra para transformar esa situación En el cine hemos visto cómo se controla un volcán en medio de Los Ángeles o cómo Bruce Willis perfora un meteorito para detonar una bomba nuclear en su interior y evitar así que la roca espacial destruya la tierra Mientras un grupo de personas hacen lo posible por salvar a la mayor cantidad de vidas posibles, se generan luchas que tienen que ver más con el plano individual: una hija, amante o novia que está a punto de morir mientras el héroe está salvando al mundo, por ejemplo Pero en “El día después de mañana” el ser humano se ve impotente ante las fuerzas naturales más atroces Así que, de entrada, se plantea casi, casi “un sálvese quien pueda”; eso ya le quita un plus, pues no habrá héroe que salve al mundo, y peor si el “sálvese quien pueda” se resuelve a media película Nos queda entonces, una vez que terminamos nuestras palomitas, una historia de amor fraternal que si bien es “bonita”, no parece una misión imposible Ayuda el que algunas fotos son sorprendentes --pues a pesar de que los efectos visuales no son de lo mejor, sí hay y muy buenos--, así como algunas situaciones divertidas

Comentarios