Las andanzas de Talía: Lascuráin o la brevedad del poder

lunes, 11 de julio de 2005
México, D F, 6 de julio (apro)- La figura omnipotente que la Presidencia de la República ha tenido durante casi un siglo en México es cuestionada por Flavio González Mello en Lascuráin o la brevedad del poder, obra de su autoría que será estrenada el próximo 16 de abril en el marco del Festival de México en el Centro Histórico, y que posteriormente realizará temporada en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque, a partir del 23 de abril El autor parte del caso real de Pedro Lascuráin, titular de la Cancillería mexicana quien el 14 de febrero de 1913 ocupó el Poder Ejecutivo durante 45 minutos Los únicos actos de gobierno que el llamado "presidente relámpago" llevó a cabo en su fugaz interinato fueron nombrar a Victoriano Huerta como su único ministro y renunciar para que éste asumiera automática y legalmente el poder "Creo que toda obra histórica habla en primera instancia del presente como un espejo que nos permite ver qué tanto hemos cambiado y qué tanto seguimos siendo los mismos, con los mismos problemas y vicios de la clase política En este caso estamos hablando de un pasado relativamente reciente en términos históricos, han pasado menos de cien años de los acontecimientos que aquí retratamos "Aunque ahora nos parezcan tan remotos los sucesos de la Revolución Mexicana, en realidad están muy cercanos todavía, provenimos directamente de ahí, por eso la idea es hablar del presidencialismos después de Lascuráin utilizando a este personaje como un arquetipo o una síntesis que permite retratar este fenómeno", comenta el director y dramaturgo México ha experimentado diversas crisis políticas a lo largo de su historia, pero quizá ninguna tan sangrienta como la Decena Trágica, que es precisamente el entorno inmediato de la obra, cuando fueron capturados por quienes durante días habían fingido defenderlos de los militares amotinados en La Ciudadela, el presidente de la República, Francisco I Madero, y el vicepresidente Pino Suárez renuncian a sus cargos, dejando libre el camino para que Victoriano Huerta asuma el poder Parte de la intención de esta obra, según su autor, es recordar el grado al que pueden llegar los enfrentamientos políticos y reflexionar si tiene sentido alcanzar estos extremos, aunque considera que el México actual es muy diferente, "ya no podrían darse este tipo de guerras civiles o revoluciones como las que hubo al principio del siglo XX "Pero puede haber otro tipo de guerras civiles a veces más cruentas y sangrientas, como lo sucedido en Yugoslavia o en Afganistán Pero no me gusta ser catastrofista, creo que en México hay suficiente estructura orgánica en nuestra vida política como para no llegar a eso, pero de pronto son nuestros gobernantes los que parece que se olvidan y se empeñan en dinamitar las estructuras que dan estabilidad al país Por ejemplo, lo que estamos viendo en estos momentos es muy grave y sus consecuencias no sabemos cuáles pueden ser, pero desde luego lo que se siente es un ánimo de confrontación cada vez mayor", considera González Mello El joven dramaturgo aclara que no es su interés ilustrar en escena un acontecimiento histórico sino tomarlo como punto de partida precisamente para reflexionar sobre nuestro entorno contemporáneo En este sentido su interés en la historia es en relación al acercamiento que pueda permitir a los problemas de hoy "Creo --dice Flavio González-- que México sigue siendo un país sumamente político, circunstancia que nos afecta, nos permea, nos interesa a todos, por eso los noticieros dedican la mayor parte de su tiempo a notas políticas y tienen el más alto raiting y costo de valor comercial" Por supuesto el humor es un elemento presente en esta propuesta, como sucedió en su obra histórica anterior, 1822, el año en que fuimos imperio Al respecto Flavio opina que dicho humor deriva de las propias situaciones, "si nos ponemos a pensar en una presidencia que dura 45 minutos podemos decir que es trágica, patética o agudamente ridícula "Creo que un poco el interés de la obra está entre las tres cosas, me parece que muchos de los eventos de nuestra historia tienen esa doble faceta, la tragicomedia nacional, cosas absurdas cuyas consecuencias son funestas, o hechos muy solemnes con consecuencias ridículas, por eso creo que la historia no puede ser pura caricatura ni pura solemnidad, está entre las dos cosas", agrega González Mello Lascurain o la brevedad del poder será estrenada el sábado 16 de julio, a las 19:00 horas, en el Salón de Homenajes del Recinto de Homenaje a don Benito Juárez del Palacio Nacional, donde ofrecerá dos funciones más el Domingo 17 a las 17:00 y 20:00 horas Posteriormente se presentará en el Teatro Orientación con funciones jueves y viernes a las 20:00 sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas Las actuaciones están a cargo de Héctor Bonilla, Carlos Cobos, Fabiana Perzabal y Moisés Arizmendi El diseño de escenografía e iluminación es de Arturo Nava, diseño de vestuario de Cristina Sauza, diseño de maquillaje y peluquería de Carlos Guisar y la música original y diseño sonoro de Eduardo Gamboa

Comentarios