Música: El ícono de la cítara hindú

miércoles, 19 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Ravi Shankar fue más que un virtuoso hindú de la cítara, representó el puente auditivo que introdujo los ragas tradicionales a los oídos occidentales, acostumbrados al sistema tonal tradicional. Revolucionó asimismo el pensamiento musical de los compositores de la segunda mitad del siglo XX, y acompañó al movimiento contracultural de los sesentas. El músico nacido en India en 1920 estuvo en el lugar y momento precisos de la historia que lo convertirían en una figura mundial, cuando su cítara llego a los oídos de George Harrison en 1965. La amistad con los Beatles duró toda la vida y, en compañía de George, hizo en 1971 la primera audición de rock en la historia a favor de una causa humanitaria, el famoso Concierto para Bangladesh, donde estuvieron Eric Clapton y Bob Dylan. El azaroso encuentro con la cultura psicodélica lo llevó a actuar en lugares insólitos para un ejecutante de música clásica hindú, como el Monterey Pop Festival 1967 y el Festival de Woodstock 1969. Shankar escribió dos conciertos para sitar y orquesta, composiciones de sitar y violín para Yehudi Menuhin y otra pieza para el virtuoso de la flauta Jean Pierre Rampal. También para Hosan Yamamoto, maestro de flauta japonesa, y para el virtuoso del Koto, Musumi Miyashita. Se puede apreciar que la misión de Shankar fue la de un tejedor de encuentros con músicos diversos que experimentaban una atracción irresistible por su música y dominio del instrumento. Influyó en la apertura de los compositores académicos hacia la música de otras culturas motivando el interés de los creadores occidentales, que se interesaron por el mundo del microtonalismo y las resonancias armónicas para incorporarlas a sus partituras. El sitar es un instrumento tradicional hindú que se pulsa con una púa (mizrab) situada en el dedo índice, excepto las simpáticas que se tocan eventualmente con el dedo meñique. Tiene un total de 18 a 26 cuerdas de acero, cuatro cuerdas para la melodía y tres que proporcionan el acompañamiento armónico y rítmico. Posee entre 11 y 19 cuerdas afinables que vibran por simpatía y con su resonancia añaden cuerpo y textura al sonido. Ravi Shankar fue probablemente el instrumentista hindú más reconocido, obtuvo el Record Güinness por la carrera internacional más larga, ya que vivió hasta los 90 años activo en la música. Tuvo dos hijas, la cantante Norah Jones y Anoushka Shankar, una destacada citarista. La presencia humanista de Skankar contribuyó al acercamiento cultural entre este y oeste, el encuentro entre una cultura material y una espiritual por medio de la música.

Comentarios