Deslinda Narro a la UNAM del escándalo Alatriste

jueves, 16 de febrero de 2012 · 19:12
MÉXICO, D.F. (apro).- Esquivo, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, deslindó a la institución de las “prácticas indebidas” de Sealtiel Alatriste, inmerso en un escándalo por plagio que derivó en su renuncia a la coordinación de Difusión Cultural de esa institución. A su llegada a la antigua Escuela de Medicina de la UNAM, donde presidió la primera sesión del Consejo Universitario de 2012, Narro puso distancia: “Es, sin duda, un hecho lamentable y hay que ubicarlo en un terreno de responsabilidad individual”. El número de reporteros crecía al tiempo que aumentaba el énfasis del rector, quien sostuvo que para la Universidad, con la renuncia de Alatriste, se finiquitaba el problema: “Se trata de un asunto que involucra a una persona. No tiene que ver con la Universidad. Se plantea dentro de los términos, de los cánones de lo que en una institución como la nuestra tiene que ser, donde se presenta la solicitud de separación y la propia renuncia que, por supuesto, es de aceptarse. Como yo he informado, el involucrado, el maestro Sealtiel Alatriste, ha quedado relevado de su responsabilidad. Ha sido aceptada la renuncia”. Narro fue muy claro: para el escritor no cabe sanción alguna, nada, por parte de la Universidad: “Son hechos que acontecen fuera del quehacer y de la responsabilidad que como funcionario tenía (Alatriste). Era una función distinta y, por lo que corresponde a la institución, reconociendo la falta y procediendo a la aceptación de la renuncia, está cubierto lo que a la institución corresponde”, atajó el rector. Para Narro, las “fallas” que reconoció Sealtiel Alatriste son prácticas indebidas que no debieron ser. “Es algo que no tenía que presentarse. Punto”. Ya en la sesión solemne, el consejero universitario Ricardo Núñez hizo referencia al episodio que también dejó a Alatriste sin el premio Xavier Villaurrutia 2012, que le había sido otorgado y al que renunció por presiones impulsadas por los escritores Guillermo Sheridan y Gabriel Zaid, ganadores del mismo reconocimiento en 1972 y 1989, respectivamente. “Queremos expresar nuestro descontento sobre el agravio causado a la UNAM por un grupo de intelectuales llamado Letras Libres, quienes acusan a nuestra institución de colonizar el prestigioso premio Xavier Villaurrutia. Es sabido que este grupo hace críticas frecuentes a nuestra universidad, con el afán de desprestigiarla”. La Universidad, agregó, “juega un papel fundamental en la reconstrucción del tejido social”, por lo que es “necesario defenderla de calumnias”, remató Núñez, en representación del Colegio de Ciencias y Humanidades. Gabriel Zaid había calificado como una “desgracia” la condecoración literaria adjudicada a Alatriste y acusó a la UNAM de “colonizar” el premio, esta vez en favor de su coordinador de Difusión Cultural. Narro Robles retomó el asunto, para fijar su postura ante la comunidad universitaria sobre las prácticas “indebidas” de su excolaborador: “El Consejo recoge esta expresión de apoyo frente a señalamientos que confunden errores, prácticas indebidas de personas, respecto de lo que pasa en una institución. Yo creo y yo le pido al Consejo que lo dejemos hasta ahí”, pues el interés de la Universidad está en seguir “cumpliendo cabalmente con su tarea”.