"Terapia de shock" en A&E

martes, 27 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La serie Terapia de shock, que cada martes proyecta A&E, descubre a jóvenes y jovencitas que han delinquido y de esa forma se analiza la situación de las nuevas generaciones del siglo XXI. Inspirada en el homónimo documental ganador del Óscar, este proyecto recorre diversas correccionales en busca de chicos y chicas que deseen romper el ciclo de violencia, drogadicción y crimen que amenaza con convertirlos en la masa delictiva del futuro. Cada capítulo muestra las dificultades que deben enfrentar. Es interesante cómo presentan los casos y, por supuesto, incitan a la reflexión. Por ejemplo, en Piloto Jessup se ve a Brandon, de 17 años, quien ha sido arrestado varias veces; Dion admite haber vendido drogas y Sahn, de 13, roba ropa de marca. Ellos pasarán una temporada en la correccional de Maryland, para que su hostil ambiente les haga decidir si desean enredarse en la maraña delictiva o simplemente se trata de malcriadeces juveniles. El episodio Lieber muestra a seis adolescentes que han ingresado en diversas correccionales y serán trasladados a la prisión de Lieber, en California. Se da un panorama que muestra la cruda realidad de las cárceles con jóvenes descarriados, pero lo más crudo es cuando jóvenes y adultos delincuentes empiezan a relatar sus historias de abandono y desamor. En Corcoran se conocer una cárcel real, atestada de criminales hostiles y violencia gratuita que amenaza con matar a cada segundo. Aquí Stephen, de 16 años, amenaza constantemente a sus profesores; Josh y Armando, de 16, son gemelos y pandilleros, y Elijah, de 15, es ladrón de autos. Otro programa es Chowchilla, donde cinco chicas delincuentes darán un recorrido por la prisión estatal de Valley, con la idea de descubrir lo que pasa a las mujeres que pretenden burlar la ley pensando que su condición femenina les permite salirse con la suya sin consecuencias. Y en San Quentin se observa un recorrido por las prisiones más peligrosas de Estados Unidos, donde un grupo de cuatro adolescentes descarriados deben tomar conciencia de lo que significa estar preso y compartir día y noche con personas que desean eliminar por puro gusto. Para completar el cuadro, conocerán el corredor de la muerte, donde los condenados esperan su letal sentencia. Terapia de shock pasa cada ocho días a las 22:00 horas.

Comentarios