El lugar donde todo termina: El pecado de los padres

martes, 2 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Apuesto a que la mayoría de las acciones de los padres se rigen por la siguiente directriz: Lo hago por el bien de mis hijos (con lo cual todo parecería justificable). Pero la verdadera pregunta es: ¿De verdad estás pensando en tu hijo? El lugar donde todo termina (The Place Beyond The Pines, EU-2013) es una magnífica y dolorosa cinta dirigida por Derek Cianfrance, que explora las vicisitudes de dos padres, Luke (Ryan Goslin) y Avery (Bradley Cooper), quienes se enfrentan a una circunstancia que los lleva a replantear su vida. La vida de Luke, un temerario motociclista, da un vuelco cuando se entera que su exnovia Romina (Eva Mendes) tuvo un hijo suyo; por su parte, Avery es un policía novato cuyo entrenamiento policial se verá puesto a prueba en una situación comprometedora. Dos caminos opuestos chocan de manera inevitable; sus acciones tienen repercusiones inesperadas. La cinta de Cianfrance nos lleva a transitar dos sendas llenas de dolor, cuyos destinos desafían lo lógica de lo que se supone debería de ser, y nos enfrentan con ciertas decisiones que en su momento podrían parecer sumamente acertadas. ¿Dónde comienza el egoísmo?, ¿qué es lo que nuestros hijos necesitan?, ¿nuestros pecados se heredarán? El lugar donde todo termina nos exige. Es una cinta inteligente que nos cuestiona y nos obliga a atar ciertos cabos, y si bien las respuestas y preguntas que ofrece pueden ser aplastantes, vale mucho la pena llegar al final.

Comentarios