Visiones de la India, pinturas del sur de Asia

miércoles, 31 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En el Museo Nacional de Antropología  se exhibe una gran exposición sobre la pintura del Sur de Asia  de la colección del Museo de Arte de San Diego, bajo el título de Visiones de la India. Tradiciones y procesos históricos de la India que van del siglo XII al siglo XIX son representados por 104 obras que logran dar al público un panorama bastante rico y complejo de la pintura autóctona yainista de la tradición budista, las ilustraciones de obras literarias vinculadas a la pintura persa, y la pintura mogola. La propuesta logra que el público pueda hacer una reflexión de las ligas entre la pintura hindú con el arte mexicano, ya que siempre existen procesos creativos que crean una liga silenciosa capaz de reconocernos; pintura y literatura  permiten comunicación  y conocimiento. La colección fue donada por el empresario Edwin Binney III, quien utiliza parte de su fortuna  en la colección de arte hindú. La curaduría estuvo a cargo de Sonya Rhie Quintanilla, especialista en arte hindú, quien reunió deidades por un lado, vida cotidiana de diversas comunidades del sur de la India, y cacerías del reino del emperador Akbar; por otro las conversaciones de la corte, y escenas épicas, entre otros temas. En lo que corresponde a la parte literaria, vemos los manuscritos ilustrados que eran elemento indispensable con las primeras invasiones islámicas a la India en el siglo XIII. Los manuscritos sagrados pertenecen al siglo XII están  realizados sobre hojas de palma y abedul con una delicadeza y belleza sorprendente. En esta exposición se reconoce la influencia de la cultura persa y su simbología en la iluminación fundamental para apoyar las historias literarias y poéticas. Cuando estamos sumergidos en este universo nos damos cuenta de la vitalidad de la pintura hindú y de cómo a pesar de haber obras de pequeño formato su significado es inmenso. Las técnicas utilizadas son los pigmentos extraídos del lapislázuli, del oro, de la goma arábiga realizados con pinceles de dos cabellos de gato sobre papel de algodón. También se advierte que muchas de las obras están firmadas, algo poco común en la época, porque se trabajaban en talleres, permitiendo una sofisticación sobresaliente. Se puede observar cómo la pintura tiene ciertos cambios por el mecenazgo inglés, y vemos ciertos contrastes para satisfacer sus gustos y entrar en el comercio, como cuando representan animales (cobras, aves chacales) que han utilizado para la decoración de las casas de los británicos. Sin duda, esta muestra vale la pena pues la belleza y tradición de la cultura hindú no dejan de sorprender, además de la técnica tan precisa que nos habla de un universo con una fuerza importante en su tradición e historia, y la presencia religiosa unida en su discurso. Por ejemplo, las acuarelas tituladas Krishna tocando la flauta ante dios Gopis y Krisna en el monte Govardhana; así como imágenes también de la diosa Kali y obras creadas por Ninahl Chand, uno de los pintores más célebres de la India en el siglo XVIII. La museografía cuenta con una iluminación cuidadosa con luces bajas para su mejor apreciación y conservación. La música en vivo y la meditación  han sido abordadas en un espacio aparte, así como un curso de historia de arte antiguo de la India, un taller de cosmovisiones y textos en movimiento que se denomina Bianwen. Hay un micro sitio en la página del INAH. El catálogo fue realizado por Vicente Rojo para sustentar la muestra. La relevancia de la exposición, además, está dada por la vigencia del budismo como una de las místicas más importantes e influyentes en el mundo. Estas y las repercusiones de dialogo y comunicación entre la cultura hindú y mexicana ha sido desde el siglo XIX una característica importante para recordar cómo la obra del Premio Nobel, Rabindranath Tagore, fue publicada en los llamados “libros verdes” editados por José Vasconcelos o la información creativa que tuvo Octavio Paz cundo fue embajador de México en la India, lo cual le permitió adentrase y estudiar a fondo esta cultura. El Museo de Antropología exhibirá la muestra hasta el 8 de septiembre del presente año.

Comentarios