El cineasta quebequense Denis Côté, en Guadalajara

miércoles, 26 de marzo de 2014
GUADALAJARA, Jal. (apro).- Con una conferencia magistral del reconocido cineasta quebequense Denis Côté en la que se refirió a la industria cinematográfica y a sus experiencias como crítico, productor y director de corto y largometrajes finalizó la sección Talents del Festival Internacional de Cine de esta ciudad. Primero se proyectó el pequeño documental de Daniel Karolewicz, l’ours, que sigue a Denis Côté durante la grabación de su último filme Vic + Floontvu un ours. Después el propio Côté comenzó una charla con el crítico de cine Carlos Bonfil que la audiencia escuchó con atención por casi dos horas. El cineasta relató cómo es que al principio de su carrera sus primeros reconocimientos dentro de la esfera del cine fueron gracias a sus trabajos como crítico en periódicos y revistas importantes de la provincia quebequense. Pero lo que más anhelaba Côté era dar el salto de la crítica a la realización, lo cual logró gracias a que, en los casi cinco años que estuvo escribiendo reseñas y artículos, escribió, dirigió y produjo más de sesenta cortometrajes que él, dijo en broma, califica como basura, pero que le dieron la experiencia y la confianza necesaria para decidirse a rodar, en el 2005, su primer largometraje. A partir de la revisión de sus películas, Bonfil señaló cómo es que Côté había logrado consolidar un sello propio a través de sus ocho años de trayectoria; sello que sería reconocido con diferentes invitaciones y premios en festivales importantes, hasta consolidarse finalmente como uno de los directores más importantes en la escena cinematográfica actual. Ejemplo de estos reconocimientos es el que ganó el año pasado en el festival Internacional de Berlín con una nominación al Oso de oro y el premio Alfred Bauer, a este último el mismo Coté lo califica como su más grande orgullo en lo que lleva de su carrera. Dentro de las características de su estilo particular, se encuentra el retrato de la realidad a partir de la ficción de la cámara; las limitaciones de presupuesto y de producción que el mismo director se propone; y, el retrato de personajes e historias que en palabras del mismo Côté “tienen un pie fuera de la sociedad”, personajes que no se sienten del todo cómodos dentro del sistema, que tienen pequeños miedos o aversiones que los obligan a recluirse de diferentes maneras, ya sea en una cabaña en el bosque o en tierras extranjeras donde el idioma y la cultura son extrañas y en momentos hostiles. Segunda cinta de Armando Casas Armando Casas presentó su segundo largometraje; Familia Gang, con el talento de las actrices Elipia Carrillo y Giovanna Zacarías y los actores, Rafael Inclán, Humberto Bustos, Raúl Adalid y Jorge Adrián Espíndola. Además del productor, Álvaro González Kuhn.. El director, Armando Casas explicó cómo fue el proceso de selección del reparto. “En el caso de Rafael Inclán y Elipia Carrillo no se hizo un casting, sólo fue un llamado” por ser actores con una larga trayectoria y con proyectos en el extranjero. En cuanto a la trama principal de la película (el narcotráfico), el director junto con su equipo de trabajo, tuvieron que realizar una investigación de un sinfín de textos que mostraban la complejidad de la producción. Aun así, el director supo llevar este tema a un molde cotidiano en donde se expresa el mundo de las drogas en su manera más natural, en un aspecto más personal, es decir, las aspiraciones que tienen los narcotraficantes en su vida personal. Todos los actores crearon un lazo familiar durante el rodaje, así lo comentó Elpidia Carrillo, quien también se siente muy emocionada de regresar a filmar en México y poder trabajar en español después de mucho tiempo de trabajar en Estados Unidos. La actriz dio a conocer su punto de vista sobre la situación de su estado natal: “Michoacán no es lo que dicen”, sin embargo lamentó que esta problemática afecte tanto al país. Eficine 189 El titular del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), Jorge Sánchez, y el coordinador de Eficine, Julio Linares, explicaron las características del estímulo fiscal Eficine 189 para la producción y ahora también para la distribución de películas mexicanas que se otorga a los contribuyentes que, previa autorización de las autoridades hacendarias, aportan el dinero de su ISR (Impuesto Sobre la Renta) a una empresa, productora o distribuidora que desee producir o distribuir una película nacional. El Eficine nació en 2002, cuando la comunidad cinematográfica promovió los mecanismos para una industria cultural. Estos esfuerzos se consolidaron en el estímulo fiscal establecido entonces en el artículo 226 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta. Destacaron que desde 2006 a la fecha el impacto de las películas apoyadas a través de este fondo ha sido fundamental para reactivar la producción cinematográfica. Cabe destacar, que debido a la reforma fiscal de este año, el artículo 226 de la Ley del ISR se convirtió en el Artículo 189. Con Eficine 189 se pueden otorgar un total 650 millones de pesos para la producción de películas mexicanas, además de 50 millones de pesos para distribución de filmes nacionales. Cada proyecto no debe exceder los 20 millones de pesos para su producción; en cuanto a la distribución el tope es de 2 millones de pesos por película. La decisión de aprobar los proyectos cinematográficos para que puedan recibir el recurso del estímulo fiscal, a través del ISR de las empresas, depende del Comité Interinstitucional de dicho estímulo, conformado por representantes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y del Imcine. El programa de Eficine 189, tanto para Producción como Distribución opera en dos periodos al año.

Comentarios