Miseria y desigualdad, temas de la literatura actual: Sergio Ramírez

lunes, 23 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Si antes los temas comunes de los escritores latinoamericanos fueron “las satrapías militares, los dictadores engalanados, el infierno verde de los enclaves bananeros, las intervenciones militares extranjeras, las revoluciones y las guerras civiles”, hoy lo es la violencia engendrada por las mismas causas: la pobreza… que ha convertido a las “viejas parcas” en sicarios. Así se expresó el escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado (Matasape, Masaya, 1942) al recibir hoy por la tarde el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español, de manos del presidente Enrique Peña Nieto en una ceremonia realizada en el vestíbulo del Museo Nacional de Antropología (MNA), en la primera sección del Bosque de Chapultepec. Ante un auditorio formado por escasos invitados del medio intelectual y mayoritariamente funcionarios del gobierno federal, el autor de la novela Margarita está linda la mar y ensayos biográficos como Adiós muchachos, entre otros libros, el exvicepresidente de su país durante el primer gobierno sandinista de Daniel Ortega habló en su discurso de recepción del premio de la miseria y desigualdad que han alimentado la literatura latinoamericana: “Y que llevan a la angustiosa odisea de las migraciones masivas hacia la frontera con los Estados Unidos”. En el mundo contemporáneo y dado que la literatura es el espejo de la realidad, dijo, la “anormalidad de nuestra historia es en el presente una macabra fotografía de cuerpos regados en un baldío, un titular en letras rojas sobre una masacre, pero en la vida y en la muerte de esos seres, cuyas vidas han sido cortadas, hay siempre una historia que contar y la novela es eso: Descender al infierno de cada vida, de cada cuerpo mutilado, de cada cuerpo incinerado porque la literatura no se ocupa de lo general como los titulares de los periódicos, sino de lo específico que son los seres humanos, vistos en singular.” Luego destacó que México es su patria literaria “desde que Juan Rulfo me enseñó que la desolación de Comala era también la de América Latina, repetida en el urdimbre de murmullos de sus muertos”. Por eso –recordó– cuando le anunciaron el premio consideró que los “astros” se habían alineado en su favor, dado que le da el reconocimiento México, lo propuso la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez y fue justo en el centenario de Julio Cortázar (2014). Y es que cuando se creó el premio en 2012, se planeó entregarlo el 11 de noviembre, fecha de nacimiento de Carlos Fuentes, pero ello no ocurrió hasta ahora. En su intervención, Peña Nieto comenzó bromeando acerca del peso (10 kilogramos) de la escultura realizada por Vicente Rojo que acompaña al premio dotado de 250 mil dólares. Luego saludó a Silvia Lemus, viuda de Carlos Fuentes, y le comentó que no tuvo “el gusto de conocer a su esposo”. Vale recordar que el autor de Aura y La muerte de Artemio Cruz descalificó en diciembre de 2011 al entonces virtual candidato del PRI a la Presidencia por su “ignorancia”, luego de que Peña Nieto no supo responder a la pregunta de qué libros había leído en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara de ese año. “Este señor tiene derecho a no leerme –dijo Fuentes–, lo que no tiene derecho es a ser presidente de México a partir de la ignorancia, eso es lo grave.” Al referirse al galardonado, dijo que la vida de Sergio Ramírez es la de un hombre congruente que viajó a Berlín para convertirse en escritor y luego se unió a la Revolución Sandinista para luchar por sus ideales y fue vicepresidente de su país. Enseguida, Peña saltó al tema de la democracia y aseguró que “afortunadamente en México es ya un patrimonio de todos los mexicanos”. Intervino también Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta, institución que otorga el premio bianual que recibió por primera vez hace dos años el escritor peruano Mario Vargas Llosa. El funcionario citó el acta del jurado, integrado por Vargas Llosa, Juan Goytisolo, Gonzalo Celorio, Soledad Puértolas y Margo Glantz, para recordar que se premió a Sergio Ramírez por ser “un narrador inteligente y preciso cuya principal fuerza está en su capacidad evocativa y enorme belleza metafórica”.

Comentarios