The Who, por fin en el Palacio de los Deportes

miércoles, 12 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Este miércoles 12 de octubre, el Palacio de los Deportes capitalino recibe al conjunto de rock inglés The Who, con sus veteranos fundadores: el guitarrista y cantautor Pete Towshend, así como el vocalista Roger Daltrey, acompañados del baterista Zak Starkey, de 51 años, hijo de Ringo Starr; Frank Simmes (dirección musical), Simon Towshend (guitarra, mandolina, coros), hermano de Pete; Pino Palladino (bajo), Loren Gold y John Corey (teclados, coros). Será la primera visita a México de The Who, un cuarteto que surgió en la ola inglesa de los años sesenta casi a la par de The Beatles, Rolling Stones, The Kinks, Procol Harum, Eric Burdon con The Animals, Moody Blues y Cream, alcanzando gran fama mundial a partir de su actuación en el Festival de Woodstock 1969 y su ópera rock Tommy, grabada originalmente en un álbum de dos discos LP. Es muy probable que durante esta visita a nuestro país, Pete Townshend (19 de mayo de 1945) se anime a destrozar en vivo su eléctrica Fender a modo de sus noches juveniles, no tanto por los “rebotes” de sonido que lo esperan en el Palacio de los Deportes, sino debido a la multitud de sus fans mexicanos hambrientos (en 2006, The Who estuvo a punto de tocar en México), quienes estallarán en alaridos de bienvenida apenas pise el escenario y suenen los gritos de su colega Roger Daltrey (1 de marzo de 1944). El pasado domingo 9 de octubre, The Who se presentó en el tercer día final del festejo Desert Trip del Empire Polo Club, en el valle Coachella de Indio, California, ofreciendo 22 canciones que bien podrían corresponder a las mismas piezas que brindarán este miércoles 12 de octubre en México. Las rolas de The Who brotaron en el siguiente orden: “I Can't Explain”, “The Seeker”, “Who Are You”, “The Kids Are Alright”, “I Can See for Miles”, “My Generation”, “Behind Blue Eyes”, “Bargain”, “Join Together”, “You Better You Bet”, “5:15”, “I'm One”, “The Rock”, “Love, Reign O'er Me”, “Eminence Front”, “Amazing Journey”, “Sparks”, “The Acid Queen”, “Pinball Wizard”, “See Me, Feel Me”, “Baba O'Riley” y la extasiada “Won't Get Fooled Again”. Es decir, cinco de Tommy, cuatro del álbum Quadrophenia y otras cuatro de Who’s Next (1971). Al comienzo de la tocada, Townshend se dirigió al público así: “Nuestro agradecimiento a los jóvenes que vinieron a vernos. Debe ser bastante duro para aquellos viejos estar aquí. ¿Porqué a ellos no les hacen un espacio en las butacas de modo que puedan sentarse y descansar?” Sin embargo, el show que brindaron en Indio no fue nada reposado, según escribió en su crónica Steve Appleford para la revista Rolling Stone, //www.rollingstone.com/contributor/steve-appleford. “En 1967 nosotros éramos una versión de Adele, o Lady Gaga o Justin Beiber. De hecho, éramos un bonche de reprobados”, dijo Townshend. El cronista argentino Eduardo Sluszarcsuc de El Clarín, elogió a su vez: “Un Townshend (71 años de edad) con su enorme dominio de la guitarra intacto, que una y otra vez dibujó un enorme círculo una y otra vez para atacar a su guitarra; un Daltrey (72) con un solo botón de su camisa abrochado y haciendo gala de un caudal de voz envidiable…” El año pasado, apareció en México la autobiografía de Pete Townshend Who I Am, escrita en 2012, donde habla de sus orígenes familiares, la aventura con The Who y aborda los problemas legales que enfrentó en los últimos años acusado de pedofilia. Su última grabación se llamó “Guantánamo”, sorprendente rola política en contra de la usurpación gringa al gobierno independentista cubano de aquel brazo de su isla desde hace un siglo, para cometer tropelías contra los derechos humanos, de Truancy.