James Nachtwey, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2016

jueves, 19 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El fotoperiodista estadunidense James Nachtwey, reconocido como uno de los mejores reporteros gráficos de guerra de las últimas décadas, fue galardonado este jueves con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2016. El reconocimiento, que incluye la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, además de 50 mil euros, un diploma y una insignia, será entregado a Nachtwey por la Fundación Princesa de Asturias en una ceremonia que se celebrará en la ciudad española de Oviedo, la capital asturiana, en octubre próximo. El premiado, quien durante cuatro décadas ha recorrido más de 30 países para plasmar con su cámara conflictos armados y tragedias humanitarias, se impuso sobre las candidaturas del guionista estadunidense Aaron Sorkin y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México). El jurado resaltó la labor del fotógrafo de guerra como lúcido testigo del sufrimiento humano, quien en dos ocasiones ha ganado el World Press Photo (1992 y 1994) y cinco Medallas de Oro Robert Capa (1992, 1993, 1998, 2001 y 2008). Es, además, es uno de los más reputados fotoperiodistas y reporteros de guerra en activo del panorama mundial. Desde su primer trabajo internacional, que lo llevó al conflicto de Irlanda del Norte durante la huelga de hambre de los integrantes del Ejército Republicano Irlandés (IRA), en 1981, el estadunidense ha recorrido más de 30 países para plasmar con su cámara conflictos armados y tragedias humanitarias. Sus trabajos, en su mayoría en blanco y negro, abarcan desde las guerras de El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Líbano, Gaza y Cisjordania, Israel, Haití, Uganda y Chechenia, hasta las ruinas y huellas que han dejado el conflicto en Afganistán, el genocidio de Ruanda o los fratricidios de los Balcanes. El fotoperiodista nacido en Siracusa, Nueva York, en 1948, ha retratado la represión en Sudáfrica, la pobreza en Sri Lanka o la degradación ambiental en el Este de Europa. Es, además, doctor honoris causa por la Universidad de Massachusetts y miembro honorario de la británica Royal Photographic Society. Algunos de sus trabajos se han convertido en iconos del fotoperiodismo, como el primer plano de perfil que tomó a un joven hutu en Ruanda en 1994, cuyo rostro está atravesado por las cicatrices de los machetazos. La imagen le valió el World Press Photo of the Year Award de ese año. Nachtwey también ha publicado los libros "Deeds of War" (1989), en el que plasma los conflictos que cubrió entre 1981 y 1988; "Inferno" (1999), selección de imágenes tomadas entre 1990 y 1999 de la hambruna en Somalia, el genocidio de Ruanda, las guerras de Bosnia y Chechenia, los huérfanos de Rumanía y los intocables de India; y "Pietas" (2013), un resumen de sus mejores fotos.

Comentarios