Festejan Los Cojolites 20 años de renovar el son jarocho

domingo, 5 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El conjunto veracruzano Los Cojolites celebró dos décadas de existencia renovando el son jarocho y la música tradicional de la región de Los Tuxtlas, con un concierto en el casilleno Teatro de la Ciudad Esperanza Iris la noche del sábado 4 de junio. Joel Cruz Castellanos, guitarra jarana cuarta y voz integrante de Los Cojolites, declaró al concluir más de dos horas de un intenso recital, organizado por la Secretaría de Cultura del Distrito Federal: “Nosotros provenimos de una tradición donde siempre hay muchos cantadores y pregoneros donde alguien entona versos y otro le contesta rimando, así que siempre nos acoplamos para que haya una cierta armonía en la música y la compartimos gustosos con nuestro público.” Nacido el 16 de enero de 1984, Cruz Castellanos agregó: “Realmente yo soy un músico empírico que ha aprendido de sus maestros, de algunos viejos compañeros de viaje musical y varias personas que me han compartido el cantar y la música, porque nuestra tradición artística no se aprende en escuelas, simplemente recogemos lo mejor del arte veracruzano asistiendo a los fandangos, zapateando y siendo partícipes de esta gran cultura musical.” --¿Quiénes fueron sus influencias? --Mis maestros de Santiago Tuxtla. También los de Jáltipan... “Yo realmente he ido de comunidad en comunidad buscando la forma de aprender un poco más de los antiguos profesores y también de los nuevos, ya que hay muchos chicos que también están tocando muy bien y compartiendo mucha música veracruzana y regional, así que todos se aprende. Nuestra cultura en Veracruz y en México es algo muy bonito porque de lo que uno enseña, también se aprende.” La voz de Cruz Castellanos recuerda lo más profundo de la tradición cantora de Veracruz, como la emblemática María Antonio Peregrino alias Toña La Negra (Veracruz, 11 de diciembre 1910-16 de diciembre 1982), intérprete de “Lamento jarocho” y “Oración Caribe”, de Agustín Lara. --Cuando usted escucha el nombre de Toña La Negra, ¿qué dice? --Pues yo diría que ella es un símbolo de Veracruz. Un ícono, una guía para varias generaciones de mexicanos y además, una forma de mencionar que nuestro Veracruz vive por su canto, porque Veracruz es el Caribe.” --Se dice que un conjunto veracruzano sin arpa jarocha no es un verdadero grupo jarocho y ustedes no cuentan con una, ¿por qué? --En verdad, esa idea forma parte de un estereotipo… Otra veracruzana ilustre viene a su memoria: Graciana Silva García (Puente Izcoalco, 18 de diciembre de 1939-Veracruz, 29 de julio de 2013), mejor conocida como La Negra Graciana. “Por ejemplo, La Negra Graciana provenía de una región donde el arpa es lo que se toca, pero nosotros somos de Los Tuxtlas donde no se toca arpa, entonces Veracruz es más que ese estereotipo. En la Huasteca además se toca el violín y en la región sureña se toca la guitarra grande, así pues Veracruz conforma un universo muy amplio de diversos ensambles instrumentales. Que se conozca más el arpa, bueno, es una cuestión mediática.” --¿Qué significan estos 20 años de existencia para Los Cojolites? --Son dos décadas de gran trabajo y esfuerzo colectivo de ir abriendo espacios para nuestra música tradicional, hemos ido construyendo una buena plataforma donde los músicos de nuestras comunidades puedan acceder a foros en los cuales no habían estado nunca, son 20 años de lucha defendiendo la cultura y la identidad en esta geografía que llamamos México. “Hasta hace algún tiempo, el son veracruzano ni siquiera era considerado mexicano pues si no veníamos vestidos de blanco y no nos veían tocando justamente un arpa jarocha aquí, decían que éramos venezolanos o colombianos.” Y orgullosamente grita con voz en cuello: “¡Los Cojolites somos veracruzanos! Nuestro nombre lo tomamos de un ave arbórea relacionada con el dios del amanecer porque tiene la particularidad de cantar unos minutos antes de que el sol nazca.” El grupo con Ricardo Perry Guillén como director general y Noé González Molina de líder musical, Julio César de la Cruz en las percusiones, Nora Lara Gómez en la tarima, Alberto de Jesús Nazario en la leona y Benito Cortés en la jarana tercera, agradeció a las autoridades de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México por apoyar esta “gran aventura de 20 años de Los Cojolites”, así como a varios de los músicos invitados que al final llenaron el escenario del Teatro de la Ciudad, tocando y bailando con el público.

Comentarios