Cine

"Todo en juego" retrata la vida de los adolescentes de un pueblo costero

El filme es un profundo retrato de los jóvenes en los pueblos costeros del país, y aunque la narración se ubica en los ochenta, todos los tópicos abordados son muy actuales.
martes, 15 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El amor, la pasión por el béisbol, la pobreza, la vulnerabilidad ante el crimen organizado, el miedo, la honestidad, la verdad, la amistad y el descubrimiento del amor son los factores que enfrenta un adolescente, Ismael, en el largometraje "Todo en juego", de Alfredo Marrón Santander.

Es un pueblo muy chico junto al mar, en la costa de Oaxaca. Corre el año de 1989. Las casas son humildes y apenas construyen la carretera. Los residentes son tranquilos y unidos. Ismael es el único hijo y se da cuenta que el responsable de la construcción, el cual no es habitante del lugar, es malvado, y eso lo pone en peligro, además, de que padece asma.

La preocupación no lo deja sereno, pero a nadie le  puede decir lo que le pasa, ni a su papá, quien es el dueño de la única tienda que existe en el sitio. Tampoco le cuenta a su mamá. Una vecina nota su tensión y le dice:

“Si no te quitas el espanto, quedas encantado”.

El guión, con una estructura dramática singular, es de María Diego, autora y productora de "Los años de Greta", ganadora de tres Arieles, y obtuvo el primer lugar en el concurso de guiones Matilde Landeta con "La habitación".

Ismael es estelarizado por el muchacho Emmanuel Torres, quien ofrece una actuación de calidad y muy natural, lo cual sorprende por su corta edad. Además el resto del elenco es formidable: Luis Alberti, Juan de Dios Ríos, Mónica del Carmen, Dagoberto Gama, Mercedes Hernández y Luis Miguel Vargas, entre otros.

La fotografía, de César Gutiérrez Miranda, ofrece bellos lugares naturales que no contrastan con la historia, la cual genera nerviosismo porque la trama se pone complicada. Sin duda el filme es un profundo retrato de los jóvenes en los pueblos costeros del país, y aunque la narración se ubica en los ochenta, todos los tópicos abordados son muy actuales. Es una película entretenida, tierna, real e intensa.

Marrón Santander, quien estudió cine en la Universidad Iberoamericana, cuenta con 20 años de experiencia en dirección y producción de contenidos audiovisuales. En 2004 fue nombrado director de Once Niños de Canal Once, donde creó y produjo contenidos como El diván de Valentina, Bizbirije y Futboleros. Como titular de Producción de Canal Once produjo Paramédicos, XY, Niño santo, Soy tu fan y Crónica de castas, entre otros proyectos. Y actualmente es subdirector general de Producción y Programación en Canal 22.

Debutó como director con "El rebelde del acordeón", documental biográfico sobre Celso Piña. Todo en juego es su primer largometraje de ficción, que puede verse en la Cineteca Nacional y en la plataforma www.filminlatino.mx, donde ha tenido 2 mil 928 reproducciones.

Más de

Comentarios