Yalitza Aparicio

"Somos muchos los que estamos orgullosos de nuestro color de piel": Yalitza Aparicio

La revista ELLE compartió parte de la entrevista hecha a la oaxaqueña, sobre cómo se transformó su vida después de aparecer en “Roma”, de un día para otro. "No disfruté cosas por escuchar a todos menos a mí", señaló la actriz.
miércoles, 25 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La imagen de Yalitza Aparicio, la primera mujer indígena en ser nominada al Óscar como Mejor Actriz por su debut en la película “Roma” (2019) del director Alfonso Cuarón, aparecerá en la portada de la revista ELLE México, del mes de septiembre.

La revista compartió parte de la entrevista hecha a la oaxaqueña, sobre cómo se transformó su vida después de aparecer en “Roma”, de un día para otro. "No disfruté cosas por escuchar a todos menos a mí", señaló Yalitza.

Existen tantas expectativas alrededor de la fama que podría haber sido fácil confundirse, más cuando por todos lados la han bombardeado con críticas y comentarios tanto positivos como negativos, pero ella está tranquila, relató María Fernanda Sela, quien la entrevistó para la edición de septiembre, ya en circulación.

“¿Qué te gustaría dejar a las generaciones que vienen después de ti?”, preguntó Fernanda y Yalitza respondió que eso habló con la actriz chilena Daniela Vega cuando la conoció y le contó que cuando estuvo en los Óscar le “dieron con todo” y cuando la oaxaqueña llegó “pasó lo mismo”.

Agregó: “Y no es porque seamos rostros nuevos, porque siempre hemos existido, pero somos diferentes a lo que están acostumbrados a ver. Afortunadamente estamos aquí y podemos generar un cambio para hacer que la gente comprenda poco a poco; cada vez hay más plataformas mostrando la diversidad. Mi sueño es llegar a ese punto en donde quien llegue ya no tenga que pasar por esto”.

--- ¿Cómo fue el momento en el que te diste cuenta de esto que dices?

--- Pensé: No puede ser que exista esta discriminación y ese rechazo hacia nosotros mismos. Lo veía en los comentarios y las críticas hacia mí, por ejemplo. Me preguntaban mucho si quería seguir en el cine y no lo sabía porque era ese bombardeo contra la ilusión. Pero surgió un deseo de poder decir: ‘Ahora quien venga después, no tiene que sufrir por esto’, como dije, hay que abrir puertas. Entendí que tengo una buena plataforma para inspirar a otras personas y no quiero que pasen por lo que pasé.

--- En 2019 fuiste nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO para los pueblos indígenas, ¿cuál crees que es tu papel como representante de la diversidad? ¿Sientes de alguna manera esa responsabilidad?

--- Al principio sí me sentía muy responsable, me preguntaba: “¿qué debo hacer? ¿cómo lo voy a hacer?”, hasta que entendí que todos tenemos un poco de ese compromiso. Aprendí que la responsabilidad es repartida y compartida, aunque haré lo que esté dentro de mis posibilidades, sabiendo que habrá cosas a favor y otras en contra.

“Cuando surgió lo de la UNESCO yo sola me presionaba y pensaba: ‘cómo voy a ser Embajadora para los pueblos indígenas si yo misma no hablo una lengua indígena, yo misma soy el resultado de esta discriminación y por eso perdí mi lengua’. Pero ellos me dijeron exactamente eso: ‘Te atreviste a hablar y a aceptar que eres el resultado de esta discriminación’”.

En ese sentido, consideró importante señalarlo para evitar que siga sucediendo. Dijo que esa responsabilidad compartida de la que hablo es lo que ha abierto puertas. “Es una misma lucha que al final se trata de respeto y aceptación”, sentenció.

Respecto a la pregunta sobre si la moda tiene un poder transformador, Yalitza respondió que con ella se pueden experimentar diferentes cosas, tipos de ropa y para ella ha sido una manera muy divertida de descubrir conceptos variados de su ser y conocerse.

“Cuando me puse el vestido de Rodarte (un diseño de tul de color menta) para los Óscar y las diseñadoras me tomaron medidas, sentí que era un vestido de princesa que nunca me hubiera imaginado usar. Me veía en el espejo y decía: ‘¿soy yo?’. Me gustó ver otra parte de mí y a raíz de eso me di la oportunidad de utilizar más color. Ahora veo fotos y digo ‘qué diferencia’ en cuanto a mi propia aceptación. Vas aprendiendo”, dijo. 

Reconoció que en el pasado se dejaba llevar mucho por lo que decían: que no pertenecía, que su físico, el color de su piel, el origen y lo llegó a creer. “Pero ahorita pueden decir lo que quieran. Digan lo que digan, yo me siento cómoda. Porque (la moda) es una forma de aceptarte”, afirmó.

Destacó que se trata de conocerte en diferentes aspectos y mientras te sientas cómodo está bien. “Es lo que he aprendido, muchos me preguntan por qué no utilizo vestimenta indígena. ‘Deberías, se te están olvidando tus raíces’, me dicen, pero tengo todo el derecho de usar la ropa que quiera, todos lo tenemos, y no tiene nada de malo”, destacó.

Sela destacó, en la introducción de la entrevista compartida en Twitter, que durante este tiempo Yalitza ha aprendido a separar lo que dicen los demás de lo que ella piensa, ha aprendido a escucharse y, sobre todo, a ver su propio camino como un ejemplo para abrir paso a los que vienen detrás y a usar su voz para hablar de la diversidad.

“Uno solo puede imaginarse lo abrumador que fue todo. Casi tres años después del estreno de Roma, Yalitza tiene la suficiente distancia y calma para reflexionar sobre su camino, su carrera y quién es ella tras todo el ruido. La actriz reconoce que uno de sus mayores errores fue escuchar a todo mundo, menos a ella misma. Así en la portada de ELLE México septiembre, Yali se sincera sobre su experiencia”, añadió.

Ante los múltiplos y diversos comentarios, a favor y en contra de Yalitza, contestó que “somos muchos los que estamos orgullosos de nuestro color de piel”.

 

Comentarios