"Torito" Silva cuenta que salvó la vida porque se le trabó la pistola al asaltante

miércoles, 3 de febrero de 2010

MEXICO, D.F., 3 de febrero (apro).-  Tras el intento de asalto que sufrió el lunes pasado, en el que recibió un balazo en el glúteo izquierdo, el mediocampista del América, Juan Carlos Silva, narró hoy la experiencia que vivió cuando fue interceptado en el Eje 3 y Río Churubusco por dos hombres que pretendían robarle su camioneta.
          El Torito Silva contó que se dirigía a dejar a su novia a su casa cuando esos sujetos lo interceptaron. Acto seguido, Silva bajó del vehículo  y uno de los asaltantes le pidió las llaves de la camioneta, pero el jugador les dijo: “No las tengo”, razón por la cual uno de los sujetos le dio una patada y le disparó.
         “Me soltó una patada y un balazo que me dio en el glúteo. Después volvió a disparar (directo al pecho), pero se trabó la pistola… Fue cuando quise agarrar al cuate que se quería subir a la camioneta. Sin embargo, al ver que no servía la pistola y que yo los quería agarrar, se echaron a correr”, señaló. De inmediato abordó su camioneta para perseguir a los ladrones, quienes huyeron en un automóvil que los esperaba en la esquina.
         Durante la persecución, El Torito impactó su camioneta con otro automóvil, cuyo conductor le exigió que le  pagara los daños.
          “Le expliqué que estaba siguiendo a los ladrones. Acordamos estacionarnos para llamar a las aseguradoras, pero me di cuenta que estaba sangrando del glúteo, y dije: `mejor me voy a curar`. Me fui a mi casa, y ahora fui yo quien se dio a la fuga”.
          Silva llamó al dueño de ese vehículo a presentarse en el club América para pagarle los daños.
         Silva reconoció que se equivocó al no entregar su camioneta y luego al querer seguir a los delincuentes, ya que se arriesgó innecesariamente. Sin embargo, agradeció que “su ángel” --su hermano Mario, quien falleció hace más de 10 años-- lo haya protegido.

Comentarios