Solicita "Veneno" Rubio anular combate con Julio César Jr.

martes, 21 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El pugilista mexicano Marco Antonio Rubio, quien el pasado 4 de febrero se enfrentó a Julio César Chávez Jr., presentó una protesta ante el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en la que solicita la anulación del combate en virtud de que no se realizó el control antidopaje y por la violación de distintos reglamentos de dicho organismo que sancionó la pelea. Mediante un comunicado de prensa, la promotora de El Veneno Rubio, Promociones del Pueblo, dio a conocer que en caso de que el CMB haga caso omiso a sus peticiones, presentará una denuncia ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS por sus siglas en francés) para que sea dicho órgano imparcial tome una decisión en torno al polémico combate. “Las reglas del CMB señalan que la protesta de Rubio debería ser presentada al presidente del CMB, José Sulaimán, y para el caso de que no se llegue a un arreglo, dicha controversia será seguida por una mediación y el derecho de tener una audiencia imparcial ante el CAS (por sus siglas en inglés: Court of Arbitration for Sport : Corte de Arbitraje Deportivo). Marco Antonio “Veneno” Rubio está siendo representado en esta controversia por el distinguido abogado en boxeo, licenciado Richard Dolan, con oficinas en Nueva York”, dice el comunicado. Richard Dolan es el mismo litigante que representó al boxeador alemán Graciano Rocky Rocchigiani quien demandó al CMB en 1998 y consiguió que un jurado de Nueva York condenara al Consejo a pagar al pugilista 31 millones de dólares, cantidad que el organismo aun no ha terminado de cubrir. En aquel año, el CMB declaró vacante el título de los semipesados ya que el estadunidense Roy Jones renunció a su corona. Rocchigiani, primer aspirante al trono cosechó el cinturón al derrotar por decisión dividida a su compatriota Michael Nunn. No obstante, cuando en junio de ese año Jones decidió regresar al ránking de la categoría fue reinstalado por el CMB que despojó al alemán del título. Rubio se midió a Chávez en un pleito en el que el nativo de Culiacán defendió el título de los pesos medianos en el Alamodome de San Antonio donde no se realizaron los controles antidopaje a los pugilistas porque a la Comisión de Box de Texas “se le olvidó” contratar al laboratorio. El equipo de Rubio sospecha que “el olvido” es solo un pretexto para evitar que a Chávez Jr. le hicieran el control antidopaje porque tuvo problemas para dar el peso y pudo haber utilizado diuréticos para perder peso como lo hizo en el 2009 cuando enfrentó en Las Vegas a Troy Rowland. “La protesta de Rubio señala el tan mencionado y criticado hecho de que Chávez tuvo problemas severos para alcanzar el peso en días previos a la pelea. Rubio basándose, entre otros supuestos, en el reporte de arresto de Chávez emitido por el condado de Los Ángeles, dos semanas antes de la pelea, mismo que refleja que Chávez pesaba en ese entonces 175 libras. La protesta asimismo indica que un día antes de la pelea, Chávez pesaba 159.5 libras. Sin embargo, repentina y sorpresivamente, subió al ring pesando 181 libras, esencialmente peleando como un peso semicompleto. “El CMB y la Comisión Atlética de Texas se rehusaron a hacer las pruebas antidoping inmediatamente después de la pelea, sin importar el antecedente que tiene Julio Cesar Chávez Jr., de haber recurrido en el uso de diuréticos prohibidos y sin importar las reglas estrictas del CMB en cuanto a las pruebas antidoping. La protesta de Rubio señala que dichos acontecimientos han provocado a la afición del boxeo la duda sobre la integridad de los programas antidoping del CMB y de los comisionados de Texas”, se lee en el documento.

Comentarios