Las condecoraciones de "Billy el Niño"

martes, 26 de junio de 2018
MADRID (apro).- En los primeros días del gobierno de Pedro Sánchez, su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pidió el expediente de Antonio González Pacheco, alias "Billy el Niño", para estudiar retirarle la medalla al mérito policial que se le otorgó en 1977, porque es incongruente y ofensivo para las víctimas que el más famoso de los torturadores de la dictadura franquista porte una condecoración. Pero el ministro Grande-Marlaska se encontró que no solo era una, sino cuatro las condecoraciones recibidas por este torturador reclamado por la justicia argentina, que mantiene abierto el caso contra los crímenes del franquismo. Estas condecoraciones le permitieron al temido policía de la desaparecida Brigada Político Social (BPS) recibir 50% adicional a su pensión. El tema despertó en España un fuerte debate y mucha indignación, porque en los últimos años sus víctimas presentaron una serie de denuncias en su contra por los tratos vejatorios e ilegales que recibieron del policía, que no los trataba como presuntos delincuentes, sino como enemigos del régimen. En distintas épocas y en no pocas ediciones, la revista Proceso ha dado voz a varias de las víctimas de "Billy el Niño" –hoy un hombre de 72 años–, como María Rumín, quien recuerda que para los torturadores como el citado policía “no éramos antifascistas, sino putas, maricones, escoria social y por eso se sentían en derecho de hacer con nosotros lo que quisieran”. “Como a Enrique Ruano, que lo tiraron por la ventana de su casa. Éramos menos que nada, éramos unos antipatriotas, como comunistas éramos el demonio y la represión ideológica era la base de todo”. Ella fue detenida en febrero de 1975, durante unas protestas contra la dictadura y contra la carestía de la vida, encabezadas por amas de casa. “Yo tenía 17 años, pero era muy activa en organizaciones antifranquistas. Nos detuvieron a varios y nos llevaron a la sede de la Brigada, ahí nos torturaron física y psicológicamente. 'Billy el Niño' me exigía a punta de golpizas que diera nombres de compañeros. La dictadura no fue una dictadura de guante blando, era salvaje como lo era González Pacheco”. "Billy el Niño todavía ejerce mucho miedo, simplemente su figura todavía me intimida mucho. Sé que lo siguen protegiendo, por eso quiero que se sepa quién es él, quiénes lo protegieron durante tantos años”, decía al corresponsal. Felisa, otra de las víctimas, señala el edificio de la BPS, hoy sede del gobierno regional, en la madrileña Puerta del Sol, como la “cueva de las torturas”. “Estuve ahí durante 72 horas, suficientes para que me molieran a palos y patadas”. Aunque ella no estaba implicada en ningún movimiento, sino su marido, también le tocó tortura. Jesús Rodríguez, detenido y torturado en dos ocasiones antes de ser enjuiciado y encarcelado, reprochaba en una entrevista en 2017 que "Billy el Niño" fuera condecorado por el ministro del Interior, Martín Villa, quien también es reclamado por la justicia argentina. “Hablamos de torturadores que fueron condecorados al mérito policial durante la democracia. ¿Hasta qué punto en este período se han encubierto estas cosas? Torturadores que ascendieron en la escala de los cuerpos policiales, hasta llegar a jefes o comisarios. Jueces de orden público (así llamados en el franquismo) que alcanzaron posiciones como máximos jueces en el Tribunal Supremo. Eso da una idea de por qué hay tanta protección judicial contra esos delitos que se cometieron en España. El franquismo se perpetuó”. Con motivo de la querella de algunas de estas y otras víctimas del torturador, se ha conocido las prácticas ilegales de la Brigada entera y de este policía que, dicen todas sus victimas, “parece que disfrutaba torturando”. Lo más grave del caso es que González Pacheco haya sido condecorado y que los privilegios de los que goza se hayan mantenido ocultos durante más de 40 años que dura el actual período democrático. No es éste el único asunto que está atendiendo el nuevo gobierno de España, pero sin duda sí es uno de los más simbólicos para cerrar con el franquismo sociológico que prevalece en el país. Sánchez también se ha propuesto sacar los restos de Francisco Franco y de Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española, del Valle de los Caídos, el imponente mausoleo ubicado en la madrileña sierra de Guadarrama, en cumplimiento del fallo de un juez y de la recomendación de Naciones Unidas para que este sitio deje de ser un sitio de enaltecimiento del dictador y se convierta en uno de reconciliación. Regresando al caso de González Pacheco, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que preside Emilio Silva, nieto de represaliados, presentó una petición, acompañada de 250 mil firmas, para que le fuera retirada la medalla que se le otorgó en 1977. Sin embargo, el anterior gobierno de Mariano Rajoy –partido que nunca ha condenado el franquismo– hizo caso omiso. En la revisión que hace el Ministerio del Interior se descubrió que la primera condecoración es de 1972 y la última de 1982, aunque no empezó a cobrarla hasta que la reclamó por vía judicial en 2010, escribe la periodista Natalia Junquera, especializada en temas de memoria histórica del diario ‘El Paí’s. La primera medalla, con distintivo rojo y un incremento de 10% en su pensión, le fue otorgada por el gobierno franquista en 1972. Una segunda condecoración, con distintivo plata, le fue otorgada por el gobierno de Adolfo Suárez el 13 de junio de 1977, por la liberación del presidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol, y el teniente general Emilio Villaescusa, secuestrados por los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (Grapo) entre 1976 y 1977. Esto reflejaba un incremento de 15% en su pensión. La tercera, también con distintivo rojo –10% más de incremento en la pensión– le fue concedida por el Ministerio del Interior el 10 de octubre de 1980 Y la cuarta medalla de plata es del 30 de marzo de 1982, que se le entregó a toda la Brigada de Información, a la que pertenecía el torturador, lo que le supuso un incremento de 15% adicional. Esta última es la que "Billy el Niño" reclamó vía judicial, porque no se le estaban abonando los beneficios de dicha condecoración, que se resolvió el 12 de diciembre de 2010. Ninguna de estas condecoraciones cumple con los requisitos que establece la ley para la imposición de estas medallas, como virtudes de “patriotismo, lealtad o entrega al servicio” Menos aún cuando la juez de Argentina María Servini de Cubría, que instruye la causa por los crímenes del franquismo, le reclama por estar acusado de 13 delitos de tortura. Su extradición a Argentina fue rechazada por España, por considerar que los delitos ya están prescritos, pero la televisora La Sexta ha puesto en su pantalla la imagen actual del viejo policía torturador, quien hoy se ve acosado por sus propios excesos del pasado. Cuando menos en los primeros días, el gobierno de Sánchez parece tener voluntad política para acotar ese franquismo que aún cuenta con protectores en las estructuras del Estado, la empresa y los medios de comunicación. Por lo menos el presidente socialista cuenta con el apoyo de una buena parte del Congreso de los Diputados, en cuyo hemiciclo el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pidió al nuevo gobierno retirar las condecoraciones a “ese malnacido”.

Otras Noticias