recuperación económica

Tiene el IGAE la peor caída en los últimos 15 meses

A diferencia de la medición del Producto Interno Bruto (PIB), el IGAE permite conocer y dar seguimiento a la evolución del sector real de la economía en el corto plazo.
lunes, 25 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La recuperación de la economía mexicana tropezó en agosto pasado al retroceder 1.6% respecto al mes inmediato anterior, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Se trata de la peor caída del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en los últimos 15 meses, provocada por el retroceso de 2.4% de las actividades primarias o agropecuarias; la caída de 2.5% del sector terciario, que incluye servicios, comercio y turismo, y el aumento de 0.4% de las actividades secundarias o industriales.

En el caso de la industria, hiló dos meses al alza, aunque a un menor ritmo por los efectos de la variante Delta sobre las cadenas de proveeduría, así como los accidentes en plataformas de Petróleos Mexicanos (Pemex), lo que restó brillo a la aceleración en construcción.

Por lo que toca a los servicios, tuvo su peor desempeño desde la reapertura, ante los estragos asociados al repunte en los contagios de covid-19 y posiblemente por distorsiones asociadas a la ley de subcontratación (profesionales, corporativos y apoyo a negocios). Este sector se mantiene como el más rezagado contra los niveles del inicio de 2020.

A diferencia de la medición del Producto Interno Bruto (PIB), el IGAE permite conocer y dar seguimiento a la evolución del sector real de la economía en el corto plazo.

De acuerdo con el análisis del Grupo Financiero Monex, el efecto de las caídas en los servicios profesionales y en el comercio al por mayor eran difíciles de anticipar y por lo tanto no había sido incorporado en las perspectivas recientes.

Sin embargo, las cifras del IGAE de agosto preocupan en tanto marcan una tendencia decreciente para la economía en el corto plazo.

Por su parte, el análisis del Grupo Financiero Ve por Más señaló: “anticipamos que las siguientes lecturas reflejen mejoras asociadas a la reducción en los contagios y el avance en la vacunación, pues ello permitirá repuntes en la confianza, la inversión, el empleo y el consumo, que también se irá rotando de bienes a servicios, de la mano de la normalización en la movilidad social”.

Sin embargo, apuntó, otro tipo de factores (políticas aplicadas a sectores clave, concentración del gasto público en pocas obras, mayores tasas de interés) limitará la recuperación en la inversión y el empleo.

Además, agregó, las restricciones en la producción de bienes y servicios, asociadas al daño en cadenas de suministro, tardarán en diluirse, situación que podría agudizarse si se concreta una crisis energética global durante el invierno.

Comentarios