OCDE

La recaudación tributaria de América Latina cayó un 11.2% en 2020, según la OCDE

Según un nuevo informe de la OCDE, Las mayores caídas se observaron en los impuestos selectivos al consumo (-13.7%), seguidos de los impuestos sobre la renta (-9.9%) y el IVA (-9.2%), mientras que el resto de ingresos tributarios disminuyeron un 14.2%.
jueves, 22 de abril de 2021

MADRID (EUROPA PRESS).- Los ingresos tributarios totales de América Latina y el Caribe disminuyeron un 11.2% en 2020 con respecto al año precedente, debido al impacto de la pandemia en la recaudación.

Según un nuevo informe de la OCDE, que ha realizado en conjunto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (Ciat), las mayores caídas se observaron en los impuestos selectivos al consumo (-13.7%), seguidos de los impuestos sobre la renta (-9.9%) y el IVA (-9.2%), mientras que el resto de ingresos tributarios disminuyeron un 14.2%.

El documento advierte de que la pandemia de covid-19 desató una crisis económica sin precedentes en la región que ha aumentado la pobreza, el desempleo y la desigualdad. En este escenario, los países hicieron esfuerzos fiscales que en promedio representaron el 4.3% del PIB, a través de medidas de alivio tributario, reasignaciones presupuestarias y gastos adicionales, así como instrumentos de liquidez respaldados por los gobiernos.

Los países también extendieron el alivio a las empresas mediante modificaciones a los esquemas de contribución social, como el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo (ATP) en Argentina, que introdujo una reducción de hasta el 95% en el pago de las cotizaciones de los empleadores al Sistema Integrado de Seguridad Social.

De este modo, la combinación de la severa contracción de la actividad económica (-7.1%), con su consecuente declive en el consumo y los ingresos privados, y las medidas de alivio tributario provocaron una importante disminución de los ingresos públicos en América Latina. En concreto, los ingresos tributarios cayeron de forma acusada en la primera mitad de 2020, pero mostraron algunas señales de recuperación a finales de año.

Todo ello ha provocado que la posición fiscal de los países de la región se haya deteriorado, derivando en elevados déficits fiscales y niveles crecientes de deuda pública, en particular de fuentes externas, incluidos los mercados financieros internacionales y las instituciones crediticias multilaterales.

La recaudación tributaria latina, por debajo del promedio de la OCDE

La proporción entre los impuestos y el PIB de América Latina y el Caribe fue del 22.9% en 2019, lo que supone 10.9 puntos porcentuales menos que el promedio de la OCDE, que se situó en el 33.8%.

El texto indica que todos los países latinoamericanos, a excepción de Cuba (42%) registraron niveles inferiores de recaudación tributaria con respecto al promedio de la OCDE. Entre 2018 y 2019, la recaudación tributaria aumentó en 0.3 puntos porcentuales, a pesar de la desaceleración del crecimiento económico de la región en 2019 (0.1% de crecimiento del PIB) y un descontento social en varios países latinoamericanos.

A nivel subregional, la relación entre la recaudación tributaria y el PIB del Caribe registró el mayor aumento entre 2018 y 2019 en comparación con las otras dos subregiones, con 0.8 puntos porcentuales, alcanzando el 24.9% en 2019. La relación entre los impuestos y el PIB promedio en América Central y México aumentó en un 0.2% del PIB entre 2018 y 2019, llegando a 21.3% del PIB, mientras que esta relación en América del Sur disminuyó en 0.1 puntos porcentuales hasta el 22.9% del PIB.

Los mayores incrementos en la recaudación tributaria entre 2018 y 2019 se produjeron en Nicaragua (2.7 puntos porcentuales), Belice (2.2 puntos porcentuales) y Bahamas (2.1 puntos porcentuales).

En contraposición, los mayores descensos se registraron en Antigua y Barbuda (0.8 puntos porcentuales) y Panamá (0.7 puntos); en ambos casos debido a un contexto económico más débil, así como a los desafíos relativos a la gestión y recaudación tributaria en Antigua y Barbuda.

Evolución tributaria entre 1990 y 2019

Pese a los bajos niveles de recaudación tributaria, el documento indica que entre 1990 y 2019 la proporción entre la recaudación tributaria y el PIB se incrementó en más de siete puntos porcentuales, desde el 15.7% hasta el 22.9% acercándose cada vez más a la media de la OCDE.

Los principales impulsores del aumento en la región de América Latina y el Caribe fueron los impuestos sobre el valor añadido y los impuestos sobre la renta y los beneficios, que aumentaron en 3.8 y 3 puntos porcentuales, respectivamente.

En promedio, América del Sur registró el mayor crecimiento entre 1990 y 2019, con un aumento de 9.2 puntos porcentuales, una tendencia que no obstante se desaceleró a partir de 2015.

Estructuras tributarias en la región

Con respecto al esquema tributario de la región, el 49.8% de los ingresos totales corresponden a impuestos sobre bienes y servicios, mientras que los ingresos por IVA fueron la principal fuente de ingresos fiscales en Latinoamérica, con un promedio del 27.7%.

Asimismo, el 27% de la recaudación tributaria provino de impuestos sobre la renta y los beneficios. De todos los impuestos, la región de América Latina y el Caribe depende más de los ingresos procedentes del impuesto de sociedades (IS), al contrario que los países de la OCDE, y es significativamente menos dependiente del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

En 2019, los ingresos del IS y el IRPF representaron un promedio de un 15.8% y un 9.2% del total de los ingresos tributarios, en comparación con el 10% y el 23.5% en la OCDE, respectivamente.

De manera similar, la participación promedio de las cotizaciones a la seguridad social en los ingresos tributarios totales fue de 17.1% en la región, muy por debajo del promedio del 25.7% de la OCDE.

Los ingresos tributarios relacionados con el medio ambiente ascendieron a un promedio del 1.2% del PIB en 2019, frente al 2.1% del promedio de la OCDE.

Ingresos tributarios de recursos naturales no renovables

Los organismos que elaboran el informe prevén que para 2020 los ingresos tributarios procedentes de recursos naturales no renovables registrarán una disminución significativa debido a la contracción de los precios del petróleo provocada por la pandemia de covid-19.

Esto contrasta con la tendencia de 2019, cuando los ingresos tributarios procedentes de recursos naturales no renovables aumentaron hasta un 2.7%, según explica el informe, que enmarca este repunte en un incremento de los ingresos puntuales extraordinarios.

Mientras tanto, los ingresos procedentes de la minería como proporción del PIB disminuyeron muy ligeramente en el año prepandemia, a un promedio del 0.37%, frente al 0.39% de 2018; esta disminución se debió a la debilidad de los precios internacionales de una serie de minerales y metales industriales y a una menor producción.

Comentarios