Admite Obama temores sobre las políticas que emprenda Trump

lunes, 14 de noviembre de 2016
WASHINGTON (apro).- El presidente estadunidense Barack Obama dijo este lunes que él considera que Donald Trump, el mandatario electo, “no es un ideólogo sino un pragmático”, y reconoció que tiene preocupaciones por lo que puede hacer quien lo reemplazará en la Casa Blanca el 20 de enero próximo. Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama apuntó que bajo la línea del pragmatismo espera que Trump no haga cambios radicales como anular el Acta de Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés), programa migratorio que él instrumentó por medio de una orden ejecutiva para dar residencia temporal y empleo a jóvenes y niños que fueron traídos a Estados Unidos como indocumentados cuando eran menores de edad. “Exhorto al presidente electo a que piense detenidamente sobre DACA, antes de poner en peligro el estatus de estos niños/jóvenes, que fueron traídos aquí por sus padres”, llamó Obama. También recordó a Trump que muchos de estos casi dos millones de jóvenes y niños beneficiados por DACA han hecho juramento ante la bandera de Estados Unidos, e incluso prestado servicio militar y participado en algunas de las guerras recientes (Afganistán e Irak). “Son maravillosos, de buen carácter, y creo que la mayoría de los estadunidenses no quisieran ver que estos niños y jóvenes, otra vez, comenzaran a esconderse. Lo encomio a pensar en ello”, subrayó el mandatario en la conferencia de prensa que duró 93 minutos. En el encuentro con los reporteros, el primero desde las elecciones presidenciales del martes 8, Obama trató de imbuir un espíritu de confianza a quienes rechazan al mandatario electo. “No creo que sea un ideólogo, es de alguna forma un pragmático, y esto creo que le servirá bien a la hora de gobernar”, acotó el presidente para luego anotar que “tengo preocupaciones, claro (por lo que puede hacer). Por eso le aconsejo que antes de tomar decisiones las analice profundamente”. Antes de iniciar esta semana lo que será su última gira internacional como presidente de Estados Unidos, por Alemania, Grecia y Perú, Obama destacó que le deja a Trump un país en un buen estado económico, por lo menos mejor al que el heredó del expresidente republicano George W. Bush, hace casi ocho años atrás. “Cuando le entregue la llave le daré un auto en buen estado”, dijo Obama, usando esta analogía para decir que entregará una nación con sus finanzas saneadas, la que durante 73 semanas consecutivas ha registrado la creación de nuevas plazas de trabajo. La semana pasada Obama recibió en la Casa Blanca al presidente electo Donald Trump, por lo que en la conferencia de prensa se le cuestionó sobre si, después de hablar con quien lo reemplazará, sigue pensando que no tiene la capacidad para dirigir al país. “La gente habló, Trump será el próximo presidente”, se limitó a decir Obama, no sin antes hacer alusión a que dentro de dos años habrá nuevamente elecciones legislativas federales, y que en esos comicios los estadunidenses harán la primera calificación al mandato del multimillonario que ganó los comicios del martes 8. “Han pasado solamente seis días desde las elecciones y creo que será importante –que Trump– se dé cuenta de cuáles son sus prioridades, que pueda diferenciar entre una campaña electoral y lo práctico, que las declaraciones proselitistas no se traducen en políticas”, estableció el presidente Obama. Trump anunció esta semana que designará como jefe de su gabinete a Reince Priebus, expresidente del Comité Nacional Republicano, y como su asesor principal en la Casa Blanca a Steve Bannon, quien fuera el jefe de su campaña presidencial. La designación de Bannon como su principal consejero ejecutivo provocó de inmediato reacciones encontradas entre los círculos políticos en Washington. A Bannon, un exconductor de radio y experto en comunicaciones, egresado de la Universidad de Harvard, se le etiqueta como un ultraconservador quien prometió cambiar al Partido Republicano. Bannon asegura que Trump no gobernará con los principios e ideales del partido que lo llevó al poder, ya que el presidente electo representa una “nueva ideología”. A Bannon lo acusan de ser un racista, por todos los comentarios que ha hecho sobre las minorías étnicas a las que desprecia y considera como una carga para los estadunidenses. A Obama se le pidió su opinión sobre estos dos poderosos asesores con quienes trabajará Trump, pero reviró al apuntar que a él no le corresponde hacer comentarios sobre lo que decide el presidente electo en términos de su gabinete. De su viaje por Europa, Obama sostuvo que lo aprovechará para trasmitir confianza a los aliados del Viejo Continente, a los latinoamericanos y asiáticos, en el sentido de que Trump respetará las alianzas estratégicas que tiene Estados Unidos en el mundo. “Trump me expresó gran interés en mantener las relaciones estratégicas, su compromiso con la Organización del Tratado del Atlántico Norte y la Alianza Transpacífica”, afirmó el presidente de Estados Unidos.

Comentarios

Otras Noticias