Kosovo: Entre razas y billetes

lunes, 3 de marzo de 2008
México, D F(apro)- La actual declaración de independencia de Kosovo va más allá de un conflicto religioso entre kosovares (musulmanes) y serbios (cristianos ortodoxos), o del sentimiento nacionalista de los primeros, que reclaman el derecho a tener su propio territorio El problema de fondo es otro: las consecuencias para la seguridad energética de Estados Unidos y Europa, así como el debilitamiento de uno de sus rivales directos, Rusia Debajo de la autoproclamada república y de las banderas albanesas que se agitan en las calles de Pristina, la capital kosovar, se encuentra el proyecto energético de Estados Unidos y Europa para construir ductos de petróleo y gas que conecten los recursos del Cáucaso a través de Bulgaria, Macedonia y Albania, éste último país con fuertes intenciones de unirse con Kosovo Así, Estados Unidos y Europa recibirían esos recursos energéticos a través de un país aliado, Albania-Kosovo, sin que éstos tengan que transitar por un país amigo de Rusia: Serbia Rusia tiene igualmente un proyecto de ductos para transportar por Grecia y Serbia el gas proveniente del Cáucaso De esta forma se plantea una puja por el paso de los energéticos en los Balcanes Pero la posición estratégica para el paso del gas no es lo único que hace a Kosovo deseable para la intervención de diversas potencias Kosovo es una región rica en carbón, zinc, níquel y zelito Este último es un mineral usado en la industria farmacéutica, especialmente la estadunidense Actualmente las minas de esta región no son explotadas al 100 por ciento, debido a la destrucción que causaron los bombardeos de la OTAN Aún así, existen varias instalaciones que fueron propiedad del Estado Yugoslavo Ahora son privadas y se encuentran en una zona poblada por serbios, los cuales están siendo despedidos por la paralización de la industria Aunado a esto, 45% de desempleados albanokosovares en la región necesitarán empleo La estrategia es invertir dinero europeo y del Banco Mundial (BM) en la enorme termoeléctrica de Obilic, capaz de alimentar de electricidad a toda Serbia si se utiliza al máximo Además, se abrirían nuevas termoeléctricas y se tomaría la barata mano de obra kosovar, que aceptaría cualquier pago debido a su precaria situación Para alimentar el apoyo independentista en Estados Unidos, el lobby albanés y los kosovares en el exilio han remitido fuertes bonificaciones de dinero a diferentes líderes en Estados Unidos Por ejemplo: el pasado 14 de febrero donaron al aspirante a la candidatura republicana John McCain un millón de dólares como regalo de amistad y, según declaró el lobby albanés, con el "compromiso político que ha tenido a favor de la causa de Kosovo" Ya en abril de 1999 el senador Joseph Lieberman declaró: "Estados Unidos y el Ejercito de Liberación de Kosovo (UCK, por sus siglas en albanés) defienden los mismo valores humanos, los mismo principios Batirse por el UCK es batirse por los derechos humanos y por los valores norteamericanos" El UCK es un grupo armado financiado por las mafias de la droga de Turquía y de Afganistán Cuenta con el apoyo de Estados Unidos Así, el escenario internacional se proyecta de esta forma: Un bloque de países, Estados Unidos y la mayoría de los europeos, declaran independiente un Estado para asegurarse el suministro de gas y petróleo sin que Rusia esté de por medio Además, tendrían un "país democrático y con una visión euro-atlántica", en palabras del líder separatista ligado al UCK, Hashim Thaci Además, contarían con la base militar estadunidense de Camp Bondsteel en el pleno corazón de los Balcanes Por el otro lado, está un bloque de países que no han reconocido la declaración de independencia de Kosovo, ya sea porque se oponen a la hegemonía estadunidense o porque tienen problemas internos de separatismo: Rusia, Venezuela, Bolivia, China y España Los primeros cuatro han dado señales de acercamiento y abogan por una política energética para regular y equilibrar el poder mundial España tiene tendencias separatistas que teme se recrudezcan si reconoce la independencia de Kosovo La identidad también mueve la política Los serbios y los rusos están étnicamente ligados por su ascendencia eslava Y esta identidad común ha servido para forjar una fuerte alianza política, que serviría para proteger los intereses rusos en la región La situación es clara Como dijo el presidente venezolano Hugo Chávez el 21 pasado de febrero: la independencia de Kosovo es un "plan imperial para seguir debilitando a los países del mundo", un plan de Estados Unidos y Europa El esbozo de la situación ayuda a entender que la situación en Serbia va más allá de lo humanitario, y más que un choque de religiones o civilizaciones, es un choque de intereses económicos (3 de marzo de 2008)

Comentarios