Ven insuficiente y "tibia" la reforma a ley de vigilancia en EU

miércoles, 3 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Con la aprobación de la Ley de Libertad el martes pasado, que limita los poderes de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), el Senado estadunidense tomó “un primer pequeño paso” hacia la reducción de la política de vigilancia masiva y excesiva del gobierno, celebró hoy la organización Human Rights Watch (HRW). Sin embargo, HRW se sumó a las protestas de las organizaciones que denuncian la “tibieza” del texto, ya que la Ley de Libertad “no abarca a muchos medios de vigilancia modernos, desde el uso de programas informáticos malignos hasta la intercepción de todas las llamadas telefónicas en un país”. Entre otros, acotó, la ley deja intocada la intercepción de llamadas telefónicas fuera del territorio estadunidense. La organización insistió en que “el Congreso y la administración de Barack Obama deben terminar todos los programas de vigilancia masiva que se entrometen de manera innecesaria y desproporcionada en la privacidad de millones de personas en el mundo”. Hace dos años, el exanalista Edward Snowden reveló la existencia de las sofisticadas herramientas que utilizaba la NSA para espiar las telecomunicaciones a escala mundial, muchas veces de manera ilegal. Las sucesivas administraciones de George W. Bush y Barack Obama autorizaron estos métodos en el marco de la Ley Patriota, aprobada en los días que siguieron a los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, con el propósito de luchar contra el terrorismo. Por primera vez en este siglo, después de tres semanas de acalorado debate, debido a una feroz oposición del Partido Republicano, el Congreso restringió los poderes de la NSA. Así, al no renovar la Sección 215 de la Ley de Vigilancia e Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés), la nueva Ley de Libertad prohíbe de hecho a la NSA la recolección sistemática y en vivo de los metadatos de las llamadas telefónicas realizadas en Estados Unidos. Sin embargo, en el caso de personas explícitamente sospechadas de terrorismo, la NSA seguirá interviniendo sus aparatos digitales de manera constante. Los metadatos son el conjunto de informaciones que conforman una llamada telefónica, excepto su contenido. Consisten, por ejemplo, en el número y la localización del destinatario o la hora y la duración de la llamada. Con la nueva legislación, las compañías proveedoras de servicios móviles almacenarán estos metadatos en sus servidores y las autoridades sólo podrán acceder a ellos por mandato judicial. Asimismo, la NSA tampoco podrá en el futuro realizar la recolección automática de los metadatos de las conexiones a Internet, lo cual dejó de hacer en 2011; sin embargo, seguirá monitoreando los correos electrónicos. La Fundación para la Libertad de la Prensa, por su parte, criticó con vehemencia el nuevo texto al denunciar que prácticamente no modificó la FISA, la cual otorga a la NSA el derecho de vigilar a supuestos espías en territorio estadunidense. Asimismo, lamentó que la ley “no hace nada respecto de los informantes (whistleblowers), quienes todavía pueden ser perseguidos bajo la ley de espionaje al hablar con periodistas y decirle la verdad al público estadunidense”.

Comentarios