Recibe Obama al Papa Francisco; abordarán "temas difíciles"

martes, 22 de septiembre de 2015
WASHINGTON (apro).- En un acto inusual y rompiendo con todos los protocolos diplomáticos, el presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden, acompañados de sus respectivas esposas y miembros de sus familias, recibieron personalmente al Papa Francisco en la Base Militar Andrews, adonde llegó este martes procedente de La Habana, Cuba. “Es un símbolo de respeto y admiración”, dijo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, sobre el hecho de que el propio presidente de Estados Unidos recibiera al máximo pontífice de la Iglesia católica, quien el próximo domingo 27 concluirá su visita al país en la ciudad de Filadelfia, Pensilvania. Sonriente desde que lo saludó de mano al bajar del avión, Obama se mostró contento de recibir a Jorge Bergoglio, con quien mañana sostendrá una reunión privada en la Oficina Oval de la Casa Blanca, después de darle una bienvenida oficial en el Jardín Sur, acompañado de unas 15 mil personas. Durante su cotidiana rueda de prensa, el portavoz presidencial subrayó que la reunión del Papa con el presidente Obama no tiene un contexto político, como ocurre con los jefes de Estado o de Gobierno que llegan a la capital estadunidense en visita de Estado. “No se espera que discutan una robusta agenda de temas políticos… Pero tampoco es una reunión social”, destacó Earnest. La visita del Papa a Estados Unidos, añadió, tiene un contexto más humano, de compartir una visión de justicia social, de unidad y de paz. En términos generales, la Casa Blanca insistió que la presencia de Francisco en Estados Unidos es una oportunidad para los ciudadanos de este país que están ansiosos de demostrarle su admiración, respeto y la calidez con la que ha sido recibido su mensaje de unidad de paz y de justicia social. No obstante la insistencia de la Casa Blanca por bajarle expectativas a la visita papal, se espera que en su reunión con Obama, y luego durante su discurso en una sesión plenaria del Congreso federal, Francisco aborde temas que tienen dividido política y socialmente al pueblo estadunidense. La inmigración indocumentada, la desigualdad económica, el racismo, la venta de armas de fuego, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto, la pena de muerte, el cambio climático y, en términos generales, la justicia social, son algunos de los aspectos que se espera aborde el Papa tanto en la Casa Blanca como en el Capitolio. La intención del mandatario y de la sociedad estadunidense es demostrarle al Papa que es un líder admirado y respetado, “incluso por los estadunidenses que no son católicos”, puntualizó el vocero presidencial. Sobre los aspectos que posiblemente Bergoglio abordará con Obama y el Congreso, Earnest acotó que aunque haya desacuerdos en muchos de ellos, se comparte con el líder de la Iglesia católica la importancia que tiene para el mundo la justicia social. “El presidente llegará con una mente abierta a esta reunión. Hablará con el Papa con respeto y honestidad de asuntos difíciles, pero ambos tienen mucho en común”, dijo. El Papa visitará mañana la Casa Blanca y después realizará ceremonias religiosas en esta capital estadunidense. El jueves por la tarde, después de su mensaje al Congreso federal, se dirigirá a Nueva York, donde dará un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, y después viajara a Filadelfia, Pensilvania. Su viaje a Estados Unidos concluirá el próximo domingo.

Comentarios