Trump nomina al general John Kelly como secretario de Seguridad Interior

miércoles, 7 de diciembre de 2016
WASHINGTON (apro).- En un claro intento por imponer una política de mano dura en la lucha contra el terrorismo, la inmigración indocumentada y el crimen organizado, el presidente electo Donald Trump anunció este miércoles la nominación del general retirado John F. Kelly como secretario de Seguridad Interior. El elegido es un militar con cuatro décadas de experiencia en asuntos bélicos y conoce a detalle el combate internacional contra el terrorismo, ya que se encargó de varias operaciones con ese objetivo en Medio Oriente. Kelly fue además jefe del Comando Sur, que opera vigilando América Latina y el Caribe. De ser confirmado por la Cámara de Senadores, el general Kelly tendrá a su cargo la protección aduanera y de la patrulla fronteriza en las líneas divisorias de Estados Unidos, con énfasis en la de México, donde Trump quiere imponer mano dura con la construcción de un muro (financiado por el gobierno mexicano) para contener el flujo de drogas y de la inmigración indocumentada. También se encargaría de coordinar acciones de inteligencia en la lucha contra el terrorismo internacional, para garantizar la seguridad nacional de Estados Unidos. El postulado para ser secretario de Seguridad Interior se destacó en los últimos años por ser un crítico muy agudo de las políticas militares del presidente Barack Obama, especialmente la que se aplica en Afganistán y en Irak, enfocada a combatir y eliminar a grupos extremistas como el Estado Islámico (IE) y al-Qaeda. Kelly, de 66 años de edad, sería el segundo general en ocupar un puesto de secretario en el gabinete de Seguridad Nacional de Donald Trump. Como exjefe del Comando Sur, el nominado del presidente electo conoce a detalle la lucha contra el crimen organizado y los cárteles de la droga de México, Colombia y otros países de América Latina, como República Dominicana, y las pandillas de naciones centroamericanas. Galardonado en las filas de los Marines, en 2010, Kelly perdió a un hijo, Robert Michael Kelly, durante operaciones militares en Afganistán. El general, con el rango de cuatro estrellas, encabezó una brigada de ataque en Irak. La oficina del equipo de transición del presidente electo de Estados Unidos informó que será la próxima semana cuando de manera formal se envíe a la Cámara de Senadores, para su consideración, la cartera con los nombres de todos sus nominados para integrar el gabinete de Seguridad. De igual manera, indicó que la intención de Trump es que para el 20 de enero de 2017, cuando inicie su mandato de cuatro años, todo su gabinete esté ratificado por el Senado del Congreso federal. Con la experiencia que tiene Kelly al haber sido jefe del Comando Sur, el equipo de transición de Trump anotó que su papel como secretario de Seguridad Interior fortalecerá las estrategias para robustecer la vigilancia de las fronteras y sobre todo contener el flujo ilegal de narcóticos, especialmente los que entran por la frontera norte de México y por la zona del Caribe. Una de las críticas del general Kelly a las tácticas militares del presidente Obama es la participación de mujeres en las operaciones especiales en zonas de conflicto. Como secretario de Seguridad Interior, al general Kelly le correspondería también la supervisión de los planes que tiene Trump de deportar a los inmigrantes indocumentados, en primer lugar a los que tienen antecedentes penales, cuyo número calculó el presidente electo en 3 millones aproximadamente.