Estados Unidos

El presidente de Twitter defiende su decisión de silenciar a Trump

Jack Dorsey consideró, sin embargo, que la decisión de bloquear al mandatario es un fracaso de esa red social en su afán por promover una conversación saludable.
jueves, 14 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La polémica por haber silenciado la cuenta de Twitter del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por supuestamente incitar a la violencia, provocó que el CEO de esta red social, Jack Dorsey, publicara en su cuenta 13 mensajes para defender su decisión y reconocer que con ella se estableció un peligroso precedente.

“No celebro ni me enorgullezco de que tengamos que prohibir a @realDonaldTrump de Twitter, o cómo llegamos aquí. Después de una advertencia clara de que tomaríamos esta medida, tomamos una decisión con la mejor información que teníamos en función de las amenazas a la seguridad física tanto dentro como fuera de Twitter. ¿Fue eso correcto?”, preguntó el 13 de enero, a las 6:16 pm.

“Creo que esta fue la decisión correcta para Twitter”, señaló en otro mensaje, en el que se refirió a que en ese momento, cuando los simpatizantes de Trump irrumpieron en el Capitolio, enfrentaron una circunstancia extraordinaria e insostenible que los obligó a centrar todas sus acciones en la seguridad pública.

No obstante, admitió que prohibir o silenciar una cuenta es un fracaso de Twitter en su afán por promover una conversación saludable y es un buen momento para que reflexionen sobre el alcance que tienen las decisiones de compañías como la suya y los daños colaterales que pueden ocasionar.

“Tener que tomar estas acciones fragmenta la conversación pública. Nos dividen. Limitan el potencial de aclaración, redención y aprendizaje. Y sienta un precedente que considero peligroso: el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte de la conversación global”, admitió.

Ese control y responsabilidad sobre ese poder ha hecho que un servicio como Twitter sea una pequeña parte de la conversación pública que se lleva a cabo en internet. Por eso, retó: “si la gente no está de acuerdo con nuestras reglas y cumplimiento simplemente puede ir a otro servicio de internet”.

Aunque señaló que esta propuesta fue desafiada la semana pasada cuando varios proveedores de herramientas de internet también decidieron no publicar lo que consideraban peligroso.

“No creo que esto haya sido coordinado. Más probablemente: las empresas llegaron a sus propias conclusiones o se envalentonaron con las acciones de otros”, añadió.

No obstante, reconoció que aunque en este momento se pudo recurrir a esa dinámica, “a largo plazo será destructiva para el noble propósito y los ideales de la Internet abierta”, pues consideró que “una empresa que toma la decisión de moderarse a sí misma es diferente a un gobierno que elimina el acceso, pero puede sentir lo mismo”.

En ese sentido, añadió: “Sí, todos debemos analizar críticamente las inconsistencias de nuestra política y aplicación. Sí, debemos analizar cómo nuestro servicio podría incentivar la distracción y el daño. Sí, necesitamos más transparencia en nuestras operaciones de moderación. Todo esto no puede erosionar una internet global libre y abierta”.

Finalmente, consideró que internet y la conversación pública global son el mejor y más relevante método para lograr un mayor entendimiento común y una existencia más pacífica en la tierra.

“Reconozco que no se siente así hoy. Todo lo que aprendamos en este momento mejorará nuestro esfuerzo y nos impulsará a ser lo que somos: una humanidad trabajando unida”, asentó.

 

Comentarios