Princesa Diana

El gobierno y los hijos de la princesa Diana hacen frente común contra la BBC

El duque de Cambridge afirmó en una declaración que los engaños afectaron "significativamente" a lo que dijo su madre ante las cámaras y también le influyó más adelante, aumentando su "paranoia" y empeorando la relación entre sus padres.
viernes, 21 de mayo de 2021

MADRID (EUROPA PRESS).- El gobierno de Reino Unido y los dos hijos de la difunta princesa Diana, Guillermo y Enrique, expresaron su consternación por la confirmación de los engaños que llevaron a Lady Di a aceptar su célebre entrevista televisada de 1995 y cuestionaron el papel desempeñado entonces por la BBC, que inicialmente no investigó nada.

La radiotelevisión pública británica encargó al “lord” John Dyson una investigación interna sobre las circunstancias que rodearon la entrevista, seguida por casi 23 millones de espectadores y en la que Diana habló públicamente de las supuestas infidelidades de su marido, el príncipe Carlos, con Camila Parker.

La investigación, cuyas conclusiones se conocieron el jueves, avalaron las denuncias de la familia Spencer, que siempre había sostenido que el periodista, Martin Bashir, se acercó a ellos utilizando documentos falsos para tratar de ganarse la confianza. Dyson ha afeado también la conducta general de la BBC, que ahora sí ha pedido perdón.

"Obviamente, estoy preocupado por las conclusiones del informe de Lord Dyson", reconoció este viernes el primer ministro, Boris Johnson, que espera ahora de la cadena pública que haga todo lo posible "para asegurar que no vuelva a ocurrir algo así". El “premier” trasladó su apoyo a la familia real, según el diario “The Guardian”.

El primogénito de Diana y Carlos, Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, ha dicho estar "sobre todo apenado" tras constatar que su madre fue engañada, si bien repartió culpas. Así, no cree que todo se deba a "un periodista deshonesto" y señaló también a la dirección de la BBC que "miró hacia otro lado".

El duque de Cambridge afirmó en una declaración que los engaños afectaron "significativamente" a lo que dijo su madre ante las cámaras y también le influyó más adelante, aumentando su "paranoia" y empeorando la relación entre sus padres.

Por su parte, el príncipe Enrique culpó a la cultura tóxica de los medios de comunicación de la muerte de su madre, fallecida en un accidente de tráfico en París en 1997, y advirtió que algunas de estas prácticas "aún están extendidas a día de hoy", según la BBC.

"Nuestra madre perdió la vida por esto y no ha cambiado nada. Al proteger su legado, estamos protegiendo a todos y reafirmando la dignidad con la que vivió su vida", añadió el duque de Sussex, que precisamente renunció a sus privilegios reales en busca de una vida alternativa en Estados Unidos junto a su esposa, Meghan Markle.

La BBC prometió disculparse "directamente" con todas aquellas personas que se hayan visto afectadas directamente por las posibles irregularidades, si bien no aclaró con quiénes. También defendió que desde que se gestó la entrevista ha mejorado los estándares periodísticos para evitar que se produzcan casos similares.

Comentarios