Ningún país debe gastar más de lo que ingresa: CEESP

domingo, 10 de febrero de 2002
México, D F (apro)- Aunque en Argentina la población se manifiesta en contra del neoliberalismo como la causa de su crisis, lo cierto es que el origen de su tribulación económica, social y política estriba en que el gobierno argentino no puede gastar por años más de lo que ingresa, pues la factura siempre hace su aparición, dice el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) En su análisis estratégico sobre la crisis argentina, el organismo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) refiere que hace poco asistió el expresidente español Felipe González a una reunión en el Foro Iberoamericano en Argentina, donde dijo: "Los argentinos no quieren hacerse cargo de su país, y mientras esto ocurra, van a ir de crisis en crisis El vicio argentino es echar la culpa siempre a alguien más" Por otra parte, el CEESP sostiene que la situación económica argentina no se parece a la mexicana Explica: Afortunadamente, como ha podido comprobarse, la crítica situación argentina no ha impactado los mercados financieros mexicanos Hasta el momento, el sistema financiero mexicano se ha mostrado sólido, sin fluctuaciones de tipo de cambio o de tasas de interés o en la bolsa de valores debido a la crisis sudamericana A diferencia de España, que tiene fuertes inversiones en sectores como el bancario Por otro lado, el comercio exterior con Argentina es poco relevante: de solamente 01 por ciento del comercio total Para tener una referencia más clara, 902 por ciento del comercio mexicano se lleva a cabo con Estados Unidos y Canadá El CEESP considera que lo que sí tiene y tendrá un impacto es la distribución de capitales extranjeros sobre la región latinoamericana Explica que la inversión extranjera, tanto directa como la de bolsa, de los fondos de pensiones norteamericanos tienen que invertir en países que les brinden cierto grado de certidumbre y de confianza "El diferencial de riesgo país entre ambas economías es enorme; Argentina tiene actualmente una sobretasa de más de 4,700 puntos base, en tanto que en México ésta es de solamente 300 puntos", señala En su análisis, explica que durante el mandato de Carlos Menem, de 1989 a 1999, Argentina fue alabada por sus políticas macroeconómicas, como el Consejo Monetario, y la privatización de empresas públicas Desafortunadamente, dice, estas políticas no fueron acompañadas de un saneamiento estricto de las finanzas públicas A su vez, esta economía sudamericana comenzó a ser golpeada por una serie de factores, tanto externos como internos Entre los factores externos se pueden citar la debilidad de la moneda brasileña que ocasionó que las exportaciones argentinas se volvieran menos competitivas; por otro lado, se presentó la desaceleración mundial, afectando la exportación de Argentina a Estados Unidos y Europa y, por último, un mercado de capitales más débil que veía con preocupación lo que estaba ocurriendo en ese país, dejando de invertir allí debido a su riesgo creciente Otro problema surgió con el fuerte crecimiento de la productividad estadunidense en la década de los noventa, ampliando el diferencial de productividades, haciendo menos competitivos los productos argentinos Internamente, el factor al cual se le debía haber dado una inmediata respuesta era el del Plan de Convertibilidad, que ya presentaba problemas En cierto momento se tendría que haber dolarizado la economía o haber devaluado Ninguna de estas dos cosas ocurrió, asegura el CEESP Por otra parte, continúa, la situación política argentina se puede resumir de la siguiente manera: el país ha cambiado de presidente en cinco ocasiones en un periodo de 15 días El presidente actual, Eduardo Duhalde --a quien respalda el partido peronista--, ha construido un soporte político sólido; al menos más fuerte que sus antecesores: Fernando de la Rúa y Adolfo Rodríguez Saá El partido peronista está respaldando a Duhalde El CEESP recuerda que el partido peronista tiene mayoría en la Cámara baja del Congreso y controla al Senado "Esto hace que la nueva administración cuente con cierto grado de fuerza; algo más que los presidentes que estuvieron inmediatamente antes que él Duhalde estuvo al frente de la provincia de Buenos Aires, y durante su mandato hizo gastos excesivos además de endeudar fuertemente a dicha provincia", indica El periodo presidencial del mandatario vence en diciembre del 2003; sin embargo, su sobrevivencia depende totalmente de los resultados de corto plazo del programa económico que implante Al comentar los cambios recientes en las medidas y políticas económicas, el CEESP considera que aun cuando la inflación estaba totalmente controlada (ya que durante tres años Argentina registró variaciones de precios negativas), la economía llevaba tres años en recesión --de 1999 hasta el 200--, y con una importante tasa de desempleo de alrededor de 15 por ciento El gobierno tuvo que abandonar su plan de convertibilidad y devaluar el peso argentino Estableció, de forma temporal, un sistema dual de paridades El 6 de enero del 2002 se anunció un tipo de cambio fijo en 140 pesos por dólar para las actividades de comercio exterior y un tipo de cambio libre para otro tipo de transacciones que en aquella fecha se encontraba en 170 pesos por dólar Subraya que durante una década Argentina vivió una estabilidad cambiaria donde el tipo de cambio fue de uno a uno Además, dice, para prevenir una debacle del sistema financiero, el gobierno también decidió restringir el retiro de dinero de los bancos Así, los ahorradores tienen un monto que está topado o limitado, el cual pueden retirar cada semana Los depósitos en dólares se pueden retirar a 140 y en pesos Las deudas en dólares con los bancos se reconvierten a uno a uno, lo que deja un "faltante" en los bancos de cerca de 40 por ciento, por el momento "Aquí el gobierno argentino decidió respaldar a los ahorradores, pero también tendrá que ver la forma de ayudar al sistema financiero para salir de la quiebra Aún no se puede cuantificar el costo de reestructurar el sistema financiero argentino Esta situación se presentó también en México en el año 1995 y el costo ha sido aproximadamente de 20 por ciento del PIB", apunta Todo esto, prosigue, ha llevado a una semiparálisis del aparato productivo argentino; la producción industrial ha caído 60 por ciento en el mes de diciembre del año 2001 comparado con el mismo mes del 2000, y el sector automotriz se ha contraído en 80 por ciento en el mismo periodo Considera que el gobierno tiene que salir con un programa económico que tenga viabilidad y sobre todo que de señales claras en cuanto a un saneamiento serio de las finanzas públicas Se propuso como fecha límite el día 11 de febrero para darlo a conocer Durante la semana del 4 al 8 de febrero, no ha habido prácticamente movimientos financieros y mucho menos compra-venta de dólares; la bolsa de valores también ha permanecido cerrada Aun cuando se ha dado a conocer una serie de medidas económicas tales como el fin del Plan de Convertibilidad, la implantación de un esquema dual de paridades de forma temporal, la restricción de retiro de efectivo en los bancos (corralito), faltan los pilares de la política económica, esto es, lo que va a ocurrir con las políticas fiscal y monetaria, señala A su modo de ver, es de vital importancia saber si permanecerá el presupuesto gubernamental de "déficit cero" propuesto por Cavallo, el anterior ministro de economía " Para poder implantar un tipo de cambio flotante, como pretenden, y para reducir en la medida de lo posible una macro devaluación del peso argentino y una hiperinflación es impostergable que se definan con exactitud estas dos políticas La política fiscal tendrá que ser necesariamente restrictiva y la política monetaria congruente con la política fiscal" Respecto a lo que va a pasar con Argentina en el 2002, el CEESP vaticina que si no se cuenta con un programa económico, esto es, con reglas del juego, es prácticamente imposible hacer proyecciones numéricas El gobierno argentino sugiere, sin embargo, que la caída de su producto interno bruto podría ser de ?49 por ciento y su inflación anual de 14 por ciento "Esto queda totalmente fuera de la realidad si se toma en cuenta que el dólar ?libre? ya se encuentra en 215 pesos por dólar y eso que aún no se han dado transacciones en los mercados, lo cual tendrá una repercusión importante en la inflación Esto ya supone una devaluación de 115 por ciento Además si la producción industrial ha caído en 60 por ciento, así como las exportaciones y cifras similares para la inversión, el descenso del PIB va a ser mucho mayor" En resumen, el CEESP afirma que el panorama de la economía argentina no es nada alentador "A estos graves problemas económicos y políticos hay que agregar la crisis social debida, en parte, al alto nivel de desempleo Hay que considerar que los ?cacerolazos? ya han podido derrocar presidentes", señala 08/02/02

Comentarios