La OEA, el sueño de Lagos

lunes, 18 de abril de 2005
Santiago de Chile, 18 de abril (apro) - Cuando todavía no se calman las aguas levantadas por el sorpresivo empate en las 5 votaciones destinadas a elegir al secretario general de la OEA, el gobierno y la diplomacia chilenos han decidido redoblar los esfuerzos para alcanzar el próximo 2 de mayo el puesto principal de este organismo interamericano En esferas gubernamentales se ha evaluado favorablemente el escenario, sobre todo por la importante cantidad de apoyos recibidos a la candidatura del ministro del Interior, José Miguel Insulza, lo que ha permitido un relanzamiento internacional de Chile Insulza manifestó el viernes 15 que, más allá del resultado que se obtenga en la nueva votación, el apoyo alcanzado es “un capital en materia de relaciones internacionales” El fortalecimiento de los vínculos con los países del Caribe y, en particular con Sudamérica, adquiere mayor valor si se considera que uno de los puntos más débiles de la administración Lagos --quien está a menos de un año de concluir su mandato--, es el de las relaciones con los países vecinos En círculos académicos y políticos de este país andino, se cree que el enfoque predominantemente comercial que ha caracterizado a las relaciones internacionales en la última década, y que tienen en los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y Europa su máxima expresión, han ido acompañados de un olvido de los contactos con su propia región, lo que ha tenido como contrapartida quedar fuera de acuerdos clave, como la alianza energética que está surgiendo con la participación de Brasil, Venezuela, Argentina, Uruguay y Bolivia, en momentos en que en Chile existe un gran desabastecimiento de gas, que amenaza gravemente la producción industrial, e incluso el abastecimiento eléctrico domiciliario Los problemas limítrofes con Bolivia y en menor medida con Perú, forman parte de este problema, y cada vez que estos asuntos han sido levantados en foros internacionales, los apoyos a Chile han sido prácticamente nulos, configurándose así un cuadro de aislamiento regional Sin embargo, el proceso electoral de la OEA ha permitido a Chile acercarse a las potencias sudamericanas, en particular a Brasil, país con el que se había distanciado por las razones antes mencionadas Esta nueva etapa de cooperación entre Santiago y Brasilia es uno de los grandes logros de la tentativa chilena en la OEA, según expresó a Apro el analista internacional Raúl Sohr Y con Venezuela ocurriría algo similar, esperándose que el actual acercamiento permita facilitar la concreción de acuerdos que ayuden a Chile a salir de la complicada situación de desabastecimiento energético Pero lo hasta ahora obtenido se multiplicaría, en el caso de alcanzar la secretaría general, puesto que situaría a Chile en un lugar de privilegio en el nuevo escenario político hemisférico, en el que es evidente el surgimiento de gobiernos de izquierda, que pretenden, si no acabar, al menos poner en tela de juicio la hegemonía que la gran potencia del norte ha tenido y tiene en la región En círculos cercanos al presidente Lagos se valora favorablemente el hecho de que, a pesar del apoyo y las presiones realizadas a última hora por Estados Unidos a favor del canciller mexicano Luis Ernesto Derbez, los gobiernos que apoyaban la posición chilena no hayan cedido Se piensa que los votos obtenidos por Insulza –6 en Sudamérica y 11 en el Caribe-- son lo suficientemente sólidos como para mantenerlos, estimándose además que es posible conseguir un voto más en Sudamérica (Paraguay), otro en América Central (Panamá), y otro del Caribe (posiblemente Bahamas) Por otra parte, el hecho de que las propuestas de una nueva candidatura hayan surgido de países que apoyaron a Derbez (Perú, Nicaragua, Panamá), y que el propio canciller mexicano haya propuesto a Insulza reunirse para analizar la posibilidad de encontrar una opción de consenso, han acrecentado el optimismo en Santiago Más aún: las declaraciones efectuadas el viernes 15 por el secretario de asuntos hemisféricos del Departamento de Estado de Estados Unidos, Roger Noriega, en el sentido que su gobierno estaría buscando una alternativa de consenso, también están siendo favorablemente evaluadas, debido a que dan cuenta de que las autoridades estadunidenses temen arriesgar todas sus cartas por Derbez, buscando evitar el bochorno que implicaría perder con él el próximo 2 de mayo Chile reaccionó a estas declaraciones ratificando la candidatura de Insulza De todas maneras, en La Moneda se sabe que el camino es difícil, toda vez que al frente no sólo se tiene a México, país que logró aglutinar en torno a su candidatura a Centro y Norte América, sino que también a Estados Unidos, que ve con malos ojos el hecho de que la propuesta chilena, que contempla la reforma de la OEA y el fortalecimiento del multilateralismo, esté fuertemente apoyada por Venezuela, país con el que sostiene fuertes diferencias Es destacable la decisión con que Caracas ha hecho suya la candidatura de Insulza, desplegando un fuerte cabildeo en el Caribe, región donde está teniendo gran influencia, estimándose que su intervención fue fundamental en el apoyo que obtuvo Chile entre los países de la Caricom El 11 de abril y tras las votaciones, el vicepresidente venezolano José Vicente Rangel señaló que ese era un día “histórico” para la región, puesto que por primera vez Estados Unidos no podía imponer su candidato en la OEA, lo que supondría que los países del Continente están asumiendo su soberanía e independencia Venezuela apostó hace varios meses por la candidatura chilena, entre otras razones, debido a que veía con mucho temor que el principal cargo del organismo interamericano cayera en manos de un incondicional de Estados Unidos, como era el expresidente salvadoreño Francisco Flores, quien llegado el momento podría haber apoyado la aplicación de la cláusula democrática de la OEA, situación que incluso podría crear un entorno favorable a una invasión por parte de Estados Unidos Tal es la hipótesis de conflicto que predomina en Caracas El influyente diputado socialista chileno Carlos Montes, en entrevista con Apro, expresó que Estados Unidos no ha apoyado la candidatura chilena “porque sabe que si Insulza está a la cabeza y con el cuadro político que se está dando, la OEA va a ser más equilibrada, no va ser exactamente lo que ellos quieren” Montes piensa que la debilidad que hasta ahora ha tenido este organismo internacional esté dada por la carencia de autonomía que lo ha llevado a “no tener posición en los grandes temas de la política internacional, como la guerra de Irak, los temas de Cuba ni frente a nada” La situación de Cuba es uno de los temas que potencialmente podrían poner en veredas opuestas a Chile y Estados Unidos, puesto que no sería de extrañar que con Insulza se abriera la discusión sobre poner fin a la suspensión que pesa sobre el país caribeño desde 1962 Esto es totalmente factible, si se considera que buena parte de los países que apoyan su postulación han iniciado procesos de acercamiento con la isla, lo que es notorio en el caso de Venezuela, Argentina, Brasil, y no pocos países del Caribe Lo que viene El miércoles 13 y cuando recién se habían bajado del avión, el ministro del Interior José Miguel Insulza y el canciller Ignacio Walker se reunieron con el presidente Ricardo Lagos en La Moneda y analizaron los pasos a seguir Tomaron la decisión de seguir adelante en la carrera por la secretaría general Con este objetivo en mente, se definió mantener un camino que, asegurando los apoyos obtenidos, no implique un enfrentamiento con Estados Unidos, para lo cual el propio Lagos le va a pedir al presidente venezolano Hugo Chávez, con quien se entrevistará en su próxima visita a Caracas, del 20 de abril, que no siga sosteniendo que la candidatura levantada por Chile representa un bloque de oposición a Estados Unidos, según informó El Mercurio, citando altas fuentes gubernamentales Lo anterior formaría parte de una estrategia que busca subrayar las señales de que la postulación chilena no representa un frente antiestadunidense, ni de las izquierdas frente a las derechas, ni de América del Sur frente a los países del Norte, como se ha especulado recurrentemente en los últimos días (aunque para algunos países sí lo represente) Respecto del tema específico de Venezuela, Santiago aspiraría a ser un articulador de las relaciones entre este país y Estados Unidos Con todo, en Chile se ve como una probabilidad grande que, en caso de no prosperar una alternativa de consenso, Estados Unidos insista en su apoyo a Derbez, por lo que la moderación del discurso y la aclaración de las posturas tendría por objetivo no tensar las relaciones con este país, que se ha mostrado bastante errático en esta vuelta y que la tiene bien difícil si quiere salir airoso de la actual situación En la reunión llevada a cabo en La Moneda, se decidió también hacer todos los esfuerzos por mantener los votos obtenidos el pasado 11, para lo cual se inició una ronda de contactos, a fin de ratificar los apoyos En este sentido cobra relevancia la visita que Lagos realizará en próximo martes 19 a Ecuador, tradicional aliado de Chile en la región, pero que debido a la inestabilidad política actual y a la frágil situación que enfrenta su presidente, Lucio Gutiérrez, pudiera ser susceptible a las presiones estadunidenses, en caso que la administración Bush siga avalando la candidatura de Derbez Y para aumentar los respaldos, Lagos, antes de pasar por Ecuador y Venezuela, hará una breve escala en Brasil, donde se entrevistará con el presidente Luis Ignacio da Silva, del que espera lo ayude a conseguir el voto paraguayo Aunque es claro que Chile va por el premio mayor, un importante dirigente de la Concertación por la Democracia (alianza de gobierno) consultado por Apro y que quiso mantener su identidad en reserva, no descartó que de tornarse difícil el panorama, el gobierno chileno pudiera abrirse a negociar una repartición del periodo entre Chile y México, tal como lo propuso el excanciller mexicano Jorge Castañeda en su reciente visita a Santiago

Comentarios