Bolivia: Las primeras batallas

lunes, 28 de agosto de 2006
La Paz, 28 de agosto (apro) - Tres semanas después de su instalación y dos del inicio de sus sesiones, la Asamblea Constituyente de Bolivia aún no ingresa de lleno en el análisis de los temas medulares de su agenda, pero dejó establecido que las primeras batallas políticas que librarán sus 255 miembros se concentrarán en dos frentes: la modalidad de votación de sus decisiones (mayoría absoluta o dos tercios) y las facultades que se asignará a sí misma, incluso por encima de otros poderes del Estado La misión principal de los constituyentes que deliberan en la ciudad de Sucre, capital del país, es redactar una nueva Constitución y, según el artículo 25 de la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente, el texto constitucional debe ser aprobado "con dos tercios de votos de los miembros presentes de la Asamblea" Sin embargo, éste artículo es interpretado de distinta forma por el partido del presidente Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), y los partidos y organizaciones opositoras Según el MAS, la modalidad de aprobación por dos tercios de votos debe aplicarse únicamente a la votación del texto completo y final de la Constitución, mientras la aprobación individual de cada artículo debería procesarse por mayoría absoluta Para los opositores, no sólo el texto completo, sino cada uno de los artículos de la nueva Constitución deben ser aprobados por dos tercios de votos El texto de la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente no es explícito al respecto De los 255 integrantes de la Asamblea Constituyente electos en la votación realizada el pasado 2 de julio, 142 pertenecen al MAS (137 electos con su sigla y 5 a través de su aliado, el Movimiento Bolivia Libre-MBL) El principal partido opositor, Poder Democrático y Social (PODEMOS), cuenta con 60 representantes, mientras los restantes 53 asambleístas corresponden a 14 partidos y agrupaciones ciudadanas que, como máximo, lograron 8 representantes Para alcanzar los dos tercios se requieren 170 votos, en tanto que para la mayoría absoluta, se necesitan 128 votos Los l42 asambleístas del MAS le permiten superar cómodamente la mayoría absoluta, pero no son suficientes para alcanzar los dos tercios, lo que obligaría a las fuerzas políticas a buscar consensos y a establecer pactos El debate "En democracia, la mayoría manda, la mayoría toma las decisiones Tienen que aprender esos partidos minoritarios que la ley de la democracia es la ley de la mayoría Las minorías tienen derecho, están ahí, nos sentimos muy contentos, pero las mayorías no van a moverse al compás de pequeñas minorías transitorias y chantajistas", señaló el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera En respuesta, los analistas y dirigentes políticos consultados por Apro demandaron del oficialismo una visión distinta Juan Antonio Aruquipa, vocero y asambleísta de PODEMOS, dijo que la posición del MAS "parece un reflejo de la actitud hegemónica que practican los sindicatos productores de (la hoja de) coca que contradice los principios de pluralidad y concertación Hay un principio esencial de la democracia: que no solamente las mayorías, sino también las minorías, son tomadas en cuenta para construir y tomar decisiones" Para Samuel Doria Medina, jefe y asambleísta de Unidad Nacional (UN), organización con 8 representantes, "tanto la aprobación de cada artículo como la reforma total (de la Constitución) tienen que ser por dos tercios Yo le diría al vicepresidente (García Linera) que no tenga miedo del consenso Vamos a llegar a consensos y eso se refleja en los dos tercios" Según el abogado constitucionalista Carlos Alarcón Mondoni, sin la aprobación de todos los artículos por dos tercios, "cometeremos nuevamente el error histórico de acomodar el texto constitucional a un proyecto transitorio de hegemonía de poder sectorial, cualquiera que sea su signo: partido, grupo, clase, etnia, líder, etcétera El gobierno y el MAS tienen que comprender que el éxito del proceso no pasa por la imposición, sino por la concertación No se trata de una violación política, sino de una seducción democrática por la convicción de las propuestas" La determinación de la modalidad para aprobar el texto constitucional se definirá una vez que la Comisión de Sistematización y Redacción del Reglamento de Debates plantee una propuesta al plenario de la Asamblea Constituyente, para la votación correspondiente Oficialistas y opositores coinciden en que la determinación tendrá que ser aprobada antes de finales de septiembre, ya que, en caso contrario, no será posible iniciar los debates con un temario establecido ¿Originaria o derivada? La misma Comisión y el mismo plenario también tendrán que asumir una decisión sobre una segunda batalla política: definir el carácter de la Asamblea Constituyente Para el MAS, la Asamblea debe ser "originaria"; es decir, sin ningún tipo de límites respecto de ninguno de los poderes constituidos del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) y de ninguna legalidad vigente La oposición, por su parte, asigna a la Asamblea una condición "derivada", lo que implica que emerge de los poderes constituidos y está limitada por ellos, con una sola potestad definida, que es la de la reforma de la Constitución A la Asamblea "originaria" el MAS le asigna facultades incluso para gobernar, mientras para la oposición, la Asamblea "derivada" debe limitarse a proponer un nuevo texto constitucional En la ceremonia de instalación de la Asamblea, realizada el pasado 6 de agosto, el presidente de la República fijó la posición de su gobierno respecto del tema "Esta Asamblea Constituyente debe tener todos los poderes por encima de Evo Morales, del Congreso, del Poder Judicial No estamos hablando de una simple reforma constitucional, sino de una refundación de Bolivia Me voy a subordinar a la Constituyente", afirmó José Antonio Aruquipa, portavoz y constituyente de PODEMOS, cree, en cambio, que "la Asamblea Constituyente tiene un poder derivado porque ya existen los poderes establecidos: son 180 años de historia republicana de un Estado que, con virtudes y defectos, está establecido Intentar que los asambleístas asuman otras funciones, ante un posible cierre del Congreso, no solamente es antidemocrático, sino ilícito, porque la ley establece otra cosa" El analista y sociólogo Roberto Lasserna es aún más drástico Dice que "el país no debiera esperar de la Constituyente nada más que un nuevo texto constitucional Solamente ha sido elegida para eso Cualquier pretensión de ir más allá de ese campo sería una trasgresión a la ley, y si se entromete en la gestión gubernamental o en las atribuciones de los poderes constituidos, podría y debería ser considerada sediciosa Hay que recordar que ninguna de sus decisiones puede tener vigencia sino cuando la propia Asamblea haya dejado de existir; es decir, cuando haya entregado el nuevo texto y éste haya sido sometido a referéndum y aprobado en él Es verdad que es magna y soberana y que representa al pueblo, pero su enorme poder sólo puede ser utilizado para formular una Constitución, nada más Y no es poco" De acuerdo con la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente, la Asamblea sesionará por un período no mayor a un año Concluido este trabajo, el gobierno convocará a un referéndum constituyente, en el que los votantes aprobarán por mayoría absoluta de votos el proyecto de la nueva Constitución en su totalidad Ratificada la nueva Constitución por el referéndum, el presidente de la República deberá promulgarla, sin derecho a veto, dentro de los 10 días siguientes de la proclamación de los resultados finales Sólo si triunfara el rechazo, continuaría en vigencia la actual Constitución "Control social" Las decisiones de los asambleístas se adoptarán bajo lo que el presidente Evo Morales denominó como un "control social"; es decir, la presencia en la ciudad de Sucre de grupos de organizaciones sindicales que, a través de marchas y protestas, intentarán influir en las decisiones del plenario "Tenemos que hacer juntos historia, y para eso es importante la unidad Mi deseo sería, inclusive, compañeras y compañeros, que deberían trasladar sus oficinas por este año de La Paz a Sucre para hacer un trabajo permanente de explicación, información y de control de los constituyentes", señaló Morales, en una reunión con la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia; la Confederación de Colonizadores; la Federación de Cocaleros del Trópico de Cochabamba; la Federación Sindical de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, y la Confederación de Indígenas del Oriente de Bolivia La recomendación presidencial es respaldada además por un apoyo logístico a las organizaciones que se movilicen en Sucre, según explicó Adolfo Chávez, dirigente de la Confederación de Indígenas del Oriente de Bolivia, quien aseguró que el gobierno se encargará de alquilar oficinas y entregar alimentos a los dirigentes durante las deliberaciones de la Asamblea "Básicamente, nos ha ofrecido (el presidente Morales) los ambientes, luego la alimentación para hacer una olla común", afirmó Antonio Aruquipa opinó al respecto que "ojalá esta suerte de exhortaciones a movilizaciones con destino a Sucre no sean una planificación para llevar adelante un movimiento coercitivo, violento, que cerque las deliberaciones pacíficas de la Constituyente" Roberto Mustafá, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), sostuvo que "el hecho de convocar a sectores sociales podría significar que los constituyentes trabajen bajo presión, y eso no está bien Cualquier cosa que distorsione el trabajo en libertad asignado a los constituyentes no está bien" En este ambiente, la Asamblea Constituyente se apresta a resolver la modalidad de sus decisiones y la naturaleza de su carácter, como crucial punto de partida que marcará el resto de su desarrollo y del propio futuro del país

Comentarios